Actividades acuáticas desde un barco

La navegación se puede combinar con actividades acuáticas. Dependiendo del lugar elegido para disfrutar de las vacaciones, elegir un barco es una gran oportunidad para descubrir la fauna y flora del fondo marino del lugar donde te encuentres. Las temperaturas más cálidas son ideales para refrescarse en el agua y vivir gratas experiencias. Las actividades acuáticas permiten practicar múltiples actividades en el mar.

¿Qué actividades podemos practicar desde un barco?

Nadar en aguas abiertas: las travesías en barco nos permitirán nadar lejos de la costa. Una experiencia para disfrutar de las ventajas del mar. La natación tiene beneficios para el cuerpo, la salud y la moral. El agua es conocida por sus efectos antidepresivos. Nos ayuda a limpiar las vías respiratorias. Nos mantiene en forma ya que es un ejercicio que trabaja todos los grupos musculares. El agua fría favorece la circulación. Tan solo necesitas unas gafas de natación y unas aletas. Las gafas nos permitirán tener una visión tanto del fondo como de la superfice y las aletas nos permitirán movernos con mayor facilidad. Si la natación se practica en aguas frías, un traje de neopreno y un gorro nos ayudará a protegernos del frío gracias a su mejor asilamiento térmico. Para practicar la natación en aguas abiertas asegúrate de que las condiciones son óptimas para tu seguridad.

Snorkel: también conocido como el senderismo subacuático, es la actividad más demandada por los amantes del mar. Unas gafas, aletas y un tubo es lo único que necesitas para practicar esta actividad. Es la mejor forma de observar el fondo marino en aguas poco profundas. En las tiendas de deportes venden muchos accesorios para este deporte. Un boya para señalizar nuestra posición a las embarcaciones que se encuentren cerca, protección solar que aguante el agua o por ejemplo una cámara acuática para poder grabar los fondos marinos son solo algunos de los accesorios que podemos incorporar. Es aconsejable no estar solo y practicar el snorkel en aguas cálidas y templadas para poder aguantar más tiempo en el agua. Es la mejor opción para acercarnos a las plantas y animales acuáticos.

Apnea: este deporte de buceo libre requiere de una gran condición física y entrenamiento. Hay que tener cuidado con la profundidad a la que se desciende pues el cuerpo no está preparado para los cambios de presión. Muchas personas combinan esta modalidad con la pesca. Equipados con un arpón, cuchillo, traje de neopreno, guantes, gafas y gorro así estaremos preparados para cazar nuestra propia cena. Antes de realizar esta actividad estudia las legislaciones locales para evitar ser sancionado. Un conocimiento de la fauna marina ayudará a sacar el mayor partido de este deporte.

Buceo: es una actividad acuática ideal para descubrir los misterios y belleza de los fondos marinos. Descubrir pecios y reservas marinas. Hay centros de buceo repartidos por todo el mundo, por lo que es fácil alquilar un equipo. Se necesita hacer el llamado “bautismo” de buceo, unas clases donde se dan unas nociones básicas para iniciarse en este deporte. Hacerse con un equipo supone una inversión importante. Guantes, aletas, traje de neopreno, zapatillas, chaleco estabilizador, botella, regulador y computadora de muñeca, son solo algunos de los accesorios necesarios para practicar este deporte. Para conservar recuerdos de las experiencias que ofrece el buceo, adquirir una cámara subacuática es el mejor complemento.

No dudes en practicar alguna de estas actividades acuáticas como complemento a la navegación.

Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here