¿Pueden unas branquias artificiales sustituir los reguladores de buceo convencionales?

En las últimas semanas hemos visto en webs, blogs, redes sociales en Internet, incluso en periódicos de tirada nacional, la noticia de que un joven diseñador coreano ha ideado un regulador que actúa como unas branquias artificiales que puede captar el oxígeno directamente del agua, sin necesidad de usar una botella de aire.

La noticia que circula cuenta que Jebyun Yeon ha ideado un nuevo tipo de regulador para el buceo al que ha llamado ‘Triton’. Este regulador permite respirar bajo el agua durante mucho tiempo simplemente mordiéndolo, sin necesidad de botella de buceo. El diseño intenta simular la respiración a través de unas branquias artificiales y extrae el oxígeno del agua a través de un filtro en forma de hilos finos con agujeros más pequeños que las moléculas de agua.

El diseño incluye un muy pequeño pero potente microcompresor, que comprime el oxígeno y lo almacena extraído en un tanque. Este compresor opera a través de una microbatería.

Según la noticia, aunque el proyecto es innovador y supondría una revolución para el mundo del buceo, todavía sigue en estudio, a la espera de en poco tiempo poder hacerlo realidad.

¿Es científicamente posible llevar a cabo este diseño?

Algunos blogs y aficionados al buceo se han apresurado a mostrar sus reservas sobre la viabilidad del invento y a poner en duda que su fabricación y su funcionalidad sean posibles.

Alistar Dove, director de Investigación y Conservación del Acuario de Georgia, en Atlanta, ha publicado sus cálculos en el blog Deep Sea News: Teniendo en cuenta el porcentaje de oxígeno que absorbemos en cada respiración, el número de veces que respiramos por minuto y la cantidad de oxígeno que tiene el agua del mar, Dove calcula que el invento tendría que filtrar unos 90 litros de agua por minuto. “Sin ningún tipo de bombeo que haga pasar el agua a través de las branquias, es al nadar como se forma la corriente de agua. En mis cálculos hay muchas variables, pero desde luego, tendrías que nadar muy rápido, lo que a su vez aumenta el consumo de oxígeno”, explica Dove.

Además, el aire que respira el ser humano está compuesto de un 21% de oxígeno y respirar oxígeno puro, como sugiere la idea de este invento, durante un tiempo prolongado sería perjudicial para nuestro cuerpo.

Una idea de ciencia ficción

No son pocos los que relacionan el invento con el mundo del cine y la ficción. ¿A quién no le ha venido a la cabeza la escena del primer episodio de la guerra de las galaxias en la que dos jedi se sumergen en el agua con un aparato similar?

A otros también le recordará a alguno de los fantásticos inventos que salían en las películas de James Bond.

Posiblemente no nos quedará más remedio que seguir cargando nuestras botellas para bucear, pero siempre nos quedará el cine para disfrutar de estas ideas.

¿Pueden unas branquias artificiales sustituir los reguladores de buceo convencionales?
Puntúa este Post

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here