Como elegir tus aletas de buceo

Las aletas son uno de los primeros elementos que compráremos del equipo de buceo. Su característica principal es la proporcionar al buceador la posibilidad de impulsarse por el agua potenciando la fuerza de los músculos de las piernas.

Para elegir nuestras aletas debemos considerar lo siguiente:

¿Regulables o calzantes?
Por lo general, para el buceo, utilizaremos aletas regulables con las que llevaremos calzado de traje húmedo. Las aletas calzantes no tienen regulación y no requieren escarpines, suelen más pequeñas y se utilizan en el buceo con tubo o con equipo muy ligero en aguas cálidas.

Características obligatorias
Las aletas de buceo han ido evolucionado y a día de hoy la pala es relativamente grande para proporcionar la máxima potencia. Hay aletas que se usan en otros deportes acuáticos con palas demasiado pequeñas para bucear. Salvo que buceemos en aguas tropicales debemos usar aletas regulables. La mayoría de las aletas para bucear son regulables con escarpines.

Características deseables
Si las aletas disponen de hebillas de ajuste rápido o tiras con muelles podremos abrocharlas o soltarlas rápidamente, lo que será muy cómodo al equiparse y al salir del agua. Las tiras con muelles son la mejor solución porque aportan siempre el ajuste correcto y nunca hay que regularlas.

Características opcionales
Las aletas tienen diferentes formas para mejorar su rendimiento, dependiendo del diseño pueden tener canales especiales, palas divididas o nervios para canalizar el flujo del agua.

La mayoría de las aletas actuales son de material compuesto. La parte calzante está fabricada de goma de neopreno y la pala está hecha de un tipo de plástico, aunque algunas son totalmente de goma. Las de material compuesto son más ligeras y tienen características de natación distintas a las que son totalmente de goma, elegir una opción u otra ya es cuestión de gustos.

Cómo elegir tus aletas:
Recuerda que salvo que vayas a bucear en aguas tropicales, desearás unas aletas regulables. Procura no cometer un error de principiante comprando unas aletas pequeñas.

Tienes que probarte las las aletas con los escarpines puestos. Si la talla de la parte calzante es la adecuada la de la pala también ya que se corresponden.

Cuando metas el pie con el escarpín dentro de la aleta, el pie debe entrar hasta el final y hasta que el borde superior de la parte calzante alcance el tobillo, los pulgares no deben tocar la punta del calzado.
Si los pies se deslizan al interior sólo en parte o los dedos llegan hasta el final es debido a que es demasiado apretada, entonces necesitarás una talla más grande. Tómate tu tiempo en la elección ya que una aleta que entre solo parcialmente en el pie, te agotará debido a que ejercerá demasiada palanca contra tu tobillo.

Una vez tengas la talla correcta, ajusta las tiras para comprobar que queden ceñidas pero cómodas.

Consejos
Si buceas con traje húmedo y con traje seco posiblemete necesites dos pares de aletas debido a que los trajes secos tienen botines muy grandes y por lo general necesitarás una talla superior de aletas.

Salvo si tus aletas llevan las tiras con muelles, debes tener en cuenta que las tiras con el tiempo se desgastan y se rompen y deberás por tanto llevar una de repuesto. Revísalas regularmente.

Por último, después de comprarlas márcalas con un rotulador en la parte interior. Es habitual que las aletas queden dispersadas entre todas las de los otros buceadores en la cubierta del barco.

En Cenáutica Madrid (Calle Menéndez Pidal, 19) podrás encontrar una amplia gama de aletas para bucear y te podrán aconsejar sobre la que mejor se adapte a tus necesidades.

Como elegir tus aletas de buceo
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here