Comprobación del motor

Entre los preparativos que tenemos que realizar antes de zarpar con nuestra embarcación, a parte de revisar los elementos de seguridad, equipos electrónicos y documentación, está y no menos importante, la revisión del motor. Comprobar los diferentes elementos del motor nos puede ayudar a evitar una avería durante la navegación, sobre todo si lleva largos periodos de inactividad. Cada embarcación tiene su manual de mantenimiento con las indicaciones del fabricante. A continuación algunas recomendaciones:

FILTROS DECANTADORES: 

Los filtros decantadores de gasoil se encuentran situados en la salida de cada uno de los depósitos de combustible. Está compuesto por un recipiente de material transparente e interiormente está dotado de elementos filtrantes que separan las impurezas y el agua del combustible. El gasoil lleva en suspensión una serie de impurezas que son eliminadas por este filtro decantador evitando que lleguen a la bomba inyectora obturando esta, así como los inyectores ocasionando pérdida de potencia e incluso la parada de los motores. El elemento más peligroso que puede contener el gasoil es el “agua”. Este elemento detiene la bomba de inyección de inmediato, ocasionando graves daños a sus partes mecánicas por la oxidación, perjudicando también los inyectores y los pistones. La operación de sangrado de los filtros es muy sencilla, basta aflojar la palomilla de retención que se encuentra en la base de cada uno de los filtros y dejar salir gasoil hasta que este aparezca limpio.

ACEITE:

Debemos de verificar que los niveles son correctos. Aún así deberíamos llevar una lata de repuesto. Es imprescindible hacer los cambios de aceite reglamentarios, y además hacerlo antes de invernar el barco y cuando ha estado mucho tiempo parado y como mínimo una vez al año si no hemos llegado a las cien horas en este periodo.

TUBOS DE ESCAPE:

Cuando se ponga el motor en marcha, comprobar que expulsa agua por la salida de humos. Si no es así, parar el motor y comprobar que los grifos de fondo de sentina se encuentran abiertos, revisar los manguitos de escape por si estuvieran rotos o estrangulados. Si no es esta la causa, hay suciedad y caracolillo en las rejillas de admisión de agua salada. Varar el barco y limpiar.

CIRCUITOS Y DEPÓSITOS DE COMBUSTIBLE:

El examen del circuito del combustible empieza desde el depósito. Se trata de comprobar que en este no existen corrosiones y por lo tanto riesgo de posibles pérdidas. Las características principales requeridas para los depósitos es que cualquier parte de la instalación ha de poder resistir por lo menos dos minutos y medio la libre combustión del combustible utilizado, sin que se produzca pérdida del mismo ni de sus vapores.

Los tubos han de ser metálicos o de otro material flexible homologados y han de estar situados lejos de las zonas calientes y de aparatos y cables eléctricos. Es necesario comprobar que en las juntas no existen pérdidas que cayendo sobre aparatos eléctricos o zonas calientes, puedan dar lugar a explosión o a incendios. 

CIRCUITO DE REFRIGERACIÓN:

Una de las primeras cosas que se ha de comprobar (y un buen navegante en embarcaciones de recreo debería hacerlo a menudo) es el circuito de refrigeración del que depende el funcionamiento y la salud del motor.

El ambiente en el cual el sistema tiene que operar es particularmente desfavorable: alta temperatura, vibraciones, fuertes variaciones térmicas, agua salada (por lo tanto peligro de corrosión), presencia de sustancias oleaginosas y disolventes. El deterioro del sistema es bastante fácil, especialmente si la limpieza y el mantenimiento en el lugar donde se encuentra el motor son deficientes.

Cada embarcación debería llevar siempre a bordo, entre los recambios, un rodete para la bomba de agua y los necesarios accesorios para el eje de la misma. El estado de los tubos ha de ser comprobado a menudo. Sí se presentan deformaciones o grietas, es necesario cambiarlos. Son adecuados los tubos de material de neopreno con espiral metálica, que dan garantía de duración y resistencia.

Recuerda que el motor es el corazón de nuestra embarcación. Un buen uso y correcto mantenimiento alargará la vida del mismo, y nos evitará verdaderos quebraderos de cabeza. Tampoco intentemos resolver o reparar averías que estén fuera de nuestro alcance o conocimiento. Debiendo dejar esas labores para un profesional del sector.

Comprobación del motor
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here