Consejos para el invernaje de motores

Invernaje de motores

Además de reparar las averías que se hayan ido produciendo, al final de cada temporada hay que realizar los trabajos de mantenimiento preventivo para el período de inactividad del motor, Invernaje de motores, siguiendo las instrucciones del fabricante que figuran en el manual de mantenimiento del motor.

1º – Como norma general, deben utilizarse siempre recambios originales y mantener el motor limpio: es el mejor método para detectar fugas o cualquier otra avería. Para ello se debe limpiar el motor con un producto desengrasante no abrasivo, sin mojar las partes eléctricas.

2º – En los motores de explosión, es bueno introducir por la toma de aire del carburador, aceite con el motor en marcha hasta que observemos que por el tubo de escape sale mucho humo, para proteger así a los pistones, cilindros, segmentos, y cojinetes, durante el período de inactividad.

3º – Se deben engrasar los mandos de cambio y del acelerador con grasa resistente al agua, y llenar el depósito de combustible para evitar que se oxide y la condensación de agua en el interior del depósito.

4º – Hay que proceder a realizar los cambios de aceite con la periodicidad que aconseje el manual de instrucciones del fabricante. En cualquier caso, una vez al año como mínimo, vaciando el circuito cuando el motor esté todavía caliente y usando siempre el aceite recomendado.

5º – Una vez cambiado el aceite, se comprueba el nivel hasta alcanzar la marca superior de la varilla; se pone el motor en marcha y se verifica que el manómetro marca la presión adecuada. Después pararemos el motor y efectuaremos una nueva comprobación de nivel, añadiendo aceite si fuera necesario.

Invernaje de motores

6º – En los motores fueraborda y dentro fueraborda también hay que cambiar el aceite de la cola, mientras que en los motores interiores, el de la inversora.

En los motores fueraborda que usan mezcla de aceite y combustible, el aceite puede ser mineral o sintético pero como ambos aceites son incompatibles, si queremos cambiar de sintético a mineral o viceversa, hay que vaciar previamente toda la mezcla.

7º – El sistema de combustible debe verificarse, especialmente si se trata de un motor de gasolina, pues una fuga podría provocar un incendio o una explosión.

La pureza de los combustibles y del aire que circula por el motor está garantizada gracias a los filtros. De no cambiarlos a su tiempo se producirían desgastes y, a la larga, pérdida de compresión y en consecuencia, de potencia.

8º – El filtro de combustible tiene una doble función: evitar que lleguen hasta el motor las partículas que se hallan en suspensión en el combustible y también separar el agua que se mezcla con el combustible procedente de la condensación del vapor contenido en el aire de los depósitos.

No hay que olvidar en los motores diesel tras cambiar los filtros, que hay que purgar de aire el circuito de alimentación de combustible ya que, de no hacerse, el motor se pararía al poco de arrancar.

9º – En los motores de refrigeración a circuito cerrado, el líquido anticongelante, debe cambiarse periódicamente ya que con el tiempo se degrada.

En los que la refrigeración es a circuito abierto, con agua salada, hay que hacer circular agua dulce por su interior, con un líquido disolvente, y esperar a que el agua se vaya calentando con el funcionamiento del motor para que la sal se disuelva más fácilmente, y así lograr la desalación del circuito, de la bomba y del termostato de temperatura, elementos muy importantes del motor.

Un elemento importantísimo del sistema de refrigeración, es el rodete de la bomba, cuyas palas se desgastan con el uso o pierden elasticidad si no se usa, por lo que se debe esperar hasta el comienzo de la siguiente temporada para montarlo. También hay que revisar periódicamente todos los manguitos y sus abrazaderas.

10º – Unos elementos poco conocidos del motor son los ánodos de sacrificio que protegen su interior de la corrosión y que hay que reemplazar periódicamente.

También hay que revisar los fuelles de goma para, en caso de rotura, cambiarlos inmediatamente y evitar que entre agua donde pudiera producir averías.

11º – Las correas del alternador y de la bomba de refrigeración deben comprobarse presionándolas con la mano. Si ceden más de 10 milímetros, habrá que darle más tensión, pero si la correa está deshilachada o agrietada, es mejor cambiarla.

Consejos para el invernaje de motores Clic para tuitear

En cuanto al sistema eléctrico de los motores de explosión, hay que comprobar que el rotor y los contactos de la tapa del distribuidor están limpios y secos, y rociarlos con un aerosol anti humedad, así como que los conectores que van enchufados, como las caperuzas de las bujías, estén protegidos con grasa adecuada.

12º – Las bujías deben sustituirse, al menos, una vez al año.

En cuanto a las baterías, hay que comprobar que los bornes no estén recubiertos de óxido. En caso contrario deben limpiarse y lubrificarse antes de conectar de nuevo los cables, respetando la polaridad.

13º – Comprobar el nivel del electrolito rellenándolo con agua destilada si fuera necesario. Luego proceder a cargarla hasta su máxima carga, volviéndola a cargar cada dos meses, si fuera necesario, ya que si se descargase totalmente podría deteriorarse.

Una buena medida es, una vez cargada y desconectada la batería, poner todos los conmutadores en posición de contacto para evitar que se oxiden los terminales.

La realización de estas tareas supondrá, a la larga, además de un ahorro de dinero, y de una larga vida del motor, la garantía de su disfrute sin averías ni contratiempos.

Consejos para el invernaje de motores
5 (100%) 1 vote

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here