Consejos para elegir los cabos de amarre

A la hora de seleccionar los cabos de amarre de nuestra embarcación hay múltiples opciones. Para las amarras, los requisitos deseables son: resistencia al esfuerzo y elasticidad; además, que sean resistentes a la exposición al sol. El material deberá permitirnos hacer costuras y gazas en sus extremos.

Antes de empezar a elegir un cabo es bueno conocer cuales son sus enemigos. El calor excesivo o la arena acaban destruyendolos poco a poco. La sal, actúa como abrasivo y amplifica los rayos del sol y la humedad durante largos periodo, también acaba deteriorandolos, por lo que siempre se deben secar al sol y nunca guardarlos mojados o húmedos.

Es muy conveniente aclarar los cabos con agua dulce y tibia de vez en cuando, para eliminar la sal, pero en ningún caso meterlos en la lavadora ya que se acabarían rompiendo las fibras.

Material:
damos por supuesto que utilizaremos fibras artificiales y no naturales como la pita, el cañamo, o el sisal.

El nylon suele ser la mejor opción para los cabos de amarre por su resistencia y elesticidad y, además, la más barata. Ofrece una resistencia óptima a los rayos del sol y a los productos químicos o al combustible. Los cabos de poliéster (dacron) podrían ser una alternativa, aunque les falta elasticidad y se vuelven rígidos demasiado pronto. Los cabos de polipropileno cuya peculiaridad es que flotan, se degradan más rápido con la luz del sol.

Diámetro:
No necesariamente es mejor un cabo de mayor diámetro. Los cabos mas gordos no proporcionan necesariamente más resistencia como los más finos con cargas iguales, además, hacen más incómodo adujarlos o amarrar con ellos.

Longitud:
Para el amarre lo habitual es cortar y empalmar los cabos para adaptarlos a los cambios del nivel del mar con las mareas. Para el spring bastará una amarra de la misma longitud que la eslora del barco y para los largos, basta con la mitad de la eslora. En todo caso es conveniente que nos sobre algo a quedarnos cortos.

¿Doble trenzado o colchado?
Generalmente podremos elegir dos tipos de cabos para amarre: el cabo de doble trenzado, o el colchado. El doble trenzado es más suave al tacto y es más sencillo de adujar. Además suele venderse en una gama más amplia de colores. El cabo colchado es más económico.

A continuación una relación con las características de los materiales más usados:

  • Poliéster Trenzado. Resistencia, suavidad al tacto, bajo alargamiento y flexibilidad. Para escotas y drizas de banderas.
  • Poliéster Preestirado. Alta resistencia a la abrasión, a la humedad y a los rayos ultravioleta. Ideal para drizas.
  • Poliéster Acalabrotado. Resistencia a la abrasión y bajo alargamiento. Para las amarras.
  • Poliamida Trenzado (Nylon). Elástico, resistente a los tirones y flexible. Ideal para cabos de arrastre y remolque ya que es capaz de absorber los tirones que se pudieran producir y no flota. Se suelen utilizar al igual que el poliéster en amarres y fondeos.
  • Polipropileno. Ligero, suave y flexible. Su principal ventaja estriba en su bajo precio. Se usa para guindolas y cabo de arrastre de esquiadores porque flota.
  • Aramida (Kévlar). Excepcional resistencia, lo que permite reducir diámetros. Bajo coeficiente de elasticidad. Muy caro y además, sensible a la radiación ultravioleta del sol.
Consejos para elegir los cabos de amarre
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here