Consejos para la utilización de medicamentos a bordo.

A continuación te damos unos consejos para la utilización de medicamentos a bordo de una embarcación. Las embarcaciones están equipadas con botiquines para atender urgencias médicas a bordo. El botiquín esta concebido como un medio de apoyo a los consejos radio-médicos. Ante cualquier emergencia médica debemos estar preparados y no debemos dudar en realizar la llamada radio-médica. Un mal uso del mismo puede acarrear consecuencias negativas para el paciente y el patrón. Por todos estos motivos, antes de usar un medicamento hay que informarse.

Normas generales de aplicación:

  • Solamente se administrarán medicamentos bajo indicación médica a través de la consulta médica por radio.
  • Antes de su administración, confirme siempre que se trata del medicamento indicado.
  • Compruebe que no presenten signos de deterioro (envase roto, mal aspecto,etc) y que su fecha de caducidad no esté superada.
  • Después de administrar el medicamento anotaremos la fecha, hora, dosis y vía de administración en un registro a bordo”.
  • El medicamento se tomará siempre a su hora y por el tiempo indicado. Es importante completar el tratamiento prescrito, aunque hayan desaparecido los síntomas.
  • El centro radio-médico nos advertirá de los medicamentos incompatibles entre sí o con determinados alimentos.
  • Un medicamento puede tener varias formas de presentación. Como norma general, todos los medicamentos pasan a la sangre, y lo harán con mayor o menor rapidez dependiendo de la vía de administración.

Vías de administración:

  • Vía oral: Los medicamentos se presentan en forma de grageas, cápsulas, tabletas, polvos, comprimidos o jarabes. Las cápsulas deben tragarse enteras, sin abrir. El mejor sistema para tragar las cápsulas y tabletas es colocarlas en la parte de atrás de la lengua y beber un poco de agua después. Agite las suspensiones y jarabes antes de consumirlos.
  • Vía sublingual: En ciertas urgencias se utiliza esta vía por ser de absorción rápida. Colocaremos el comprimido debajo de la lengua de forma que se disuelva lentamente.
  • Vía rectal: Los supositorios, canuletas y enemas se administrarán después de haber acostado al paciente sobre el lado izquierdo, evitando la defecación hasta pasados 20 minutos como mínimo, salvo que se trate de una canuleta laxante; en este caso, intente aguantar de 3 a 5 minutos.
  • Vía intranasal: En forma de sprays o gotas nasales. Esta vía suele utilizarse en casos de obstrucción nasal. Coloque la cabeza hacia atrás y deposite en cada fosa nasal las gotas indicadas; permanezca en esta posi- ción unos minutos para que las gotas penetren, respirando mientras por la boca. Cada frasco debe ser utilizado por una sola persona.
  • Vía inhalatoria (por boca): En forma de sprays o aerosoles. El paciente debe aspirar profundamente a la vez que presiona sobre el pulsador del envase, y procurará contener después la respiración durante 10-20 segundos para lograr la máxima penetración del medicamento en los pulmones. Cada frasco será utilizado por una sola persona.
  • Vía cutanea (por la piel):

En forma de pomadas, cremas, geles, etc. La absorción del medicamento por esta vía es escasa y se debe dar una pequeña cantidad en la zona a tratar y extenderla uniformemente. En ocasiones, es necesario cubrir la zona con una gasa. Deben lavarse las manos antes y después de cada aplicación. No se deben aplicar en heridas o sobre zonas sin piel, salvo indicación médica.

  • Vía oftálmica: Los colirios y pomadas se aplicarán después de haber lavado el ojo con suero fisiológico y gasas estériles. Pediremos al paciente que mire hacia arriba, y tirando del párpado inferior hacia abajo con el dedo pulgar, lo separaremos del globo ocular y aplicaremos en esta zona el medicamento. Evite tocar el ojo con el cuentagotas o la cánula de la pomada. Los colirios y pomadas oftálmicas son de uso individual.
  • Vía ótica: Los medicamentos a emplear por esta vía se presentan en forma de gotas o pomadas. Antes de su utilización, calentaremos el frasco unos minutos con la mano. Colocaremos al paciente de lado y, tirando del pabellón auricular hacia arriba y hacia atrás, depositaremos las gotas en el conducto auditivo. El paciente deberá permanecer unos minutos en esta posición. Las gotas óticas son de uso individual.
  • Vía parenteral: Los medicamentos se administran por inyección, para ello utilizaremos jeringa y aguja desechables (de un solo uso) y estériles. Antes de administrar el medicamento, comprobaremos:
  • Si el medicamento es el indicado por el centro radio- médico.
  • La fecha de caducidad del fármaco.
  • La vía de administración.
  • Reuniremos todo el material necesario para la administración: jeringa, aguja, gasas, guantes, povidona yodada, medicamento y compresor en el caso de una inyección intravenosa.

Nunca tocaremos la parte metálica de la aguja, el cono ni el
émbolo de la jeringa, ni con los dedos ni con ningún otro
objeto. Como antiséptico utilizaremos, siempre que sea posible, la povidona yodada.

En Cenáutica ofertamos seminarios de “primeros auxilios a bordo” donde tratamos todos estos temas.

Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here