Consejos para sobrevivir en aguas frías

¿Estarías preparado para sobrevivir a un naufragio en condiciones donde la temperatura del agua está por debajo de los 15º?. En este artículo te damos unos consejos para sobrevivir en aguas frías.

El cuerpo dispone de procedimientos adicionales para producir calor cuando, por su metabolismo o por falta de adecuada protección, no pueda restaurar el equilibrio calórico ante una agresión externa de frío muy intensa. El más detectable es la generación de escalofríos y temblores debido a la rápida contracción de los músculos que permiten aportar cantidades de calor cien veces superiores a las normales, sin embargo, el mecanismo no dura mucho y el cuerpo queda más indefenso cuando cesan. Otro mecanismo natural es el producido por la glándula tiroides que ante una exposición al frío libera hormonas que estimulan el sistema nervioso simpático traduciéndose en un acto vasoconstrictor periférico que impide la pérdida de calor al impedir que la sangre alcance la superficie de la piel y por lo tanto el intercambio de calor por convección.

La hipotermia es el resultado de la incapacidad del cuerpo para producir suficiente calor para reponer las pérdidas de calor sufridas. Una persona que caiga al mar sin utilizar ropas adecuadas, con temperatura del agua más baja de 15ºc, tendrá serias dificultades para sobrevivir, sobretodo durante los primeros segundos de inmersión, cuando se necesita prevenir la perdida rápida de temperatura de la piel. Dichas dificultades se presentarán por una súbita inmersión en el agua o por una larga permanencia en ella.

Los problemas que se presentan desde el instante de entrada en el agua, son básicamente el ahogamiento y los que están relacionados con los reflejos fisiológicos que afectan a la respiración y a la frecuencia cardiaca, y por la presencia de calambres y por la congelación total o parcial del cuerpo.

Una inmersión brusca en aguas frías causa una aguda e intensa vasoconstricción, un incremento de los límites de la presión arterial y una respuesta cardiaca interna. Es posible que una repentina sobrecarga en el corazón pueda causar la muerte antes que la propia hipotermia. La edad y el estado físico de la persona son factores determinantes de la respuesta aguda a la inmersión en aguas frías, reduciendo la posibilidad de la supervivencia, a menos que pueda disponer de ropas de inmersión adecuadas para aguas frías que reduzcan los efectos negativos que se producen en el cuerpo humano.

¡Consejos para sobrevivir en aguas frías! Clic para tuitear

En el caso de una larga permanencia en el agua, si desde el instante de producirse la inmersión se produjo el shock por frío, con problemas respiratorios y cardíacos, la progresiva pérdida del calor corporal superior a la que puede producir hará descender la temperatura basal de la persona. Esta circunstancia cuando hace bajar la temperatura basal por debajo de los 35ºc es la que define el término de hipotermia, sea o no causante de la muerte.

La temperatura del agua es un factor que influye decisivamente en el tiempo de supervivencia de un náufrago. En la lucha y resistencia a la hipotermia influirán diversos factores. Así, la temperatura del agua y su movimiento, la protección cutánea disponible, el estado físico general del individuo. La edad, a mayor edad más decrece la eficacia del mecanismo de termorregulación.

Cuando la persona no puede mantener el balance térmico al ser mayor la cantidad de calor perdido que el producido, la temperatura del cuerpo desciende, estableciéndose tres niveles de temperatura corporal:

  • Zona de hipotermia segura: Entre 35 y 32´3ºC, la respuesta fisiológica de vaso constricción y escalofríos se produce por la caída de la temperatura basal.
  • Zona de transición: Entre 32´2 y 24ºC, el tejido metabólico decrece progresiva-mente y la vasoconstricción es intensa. En esta fase cesan los escalofríos.
  • Zona de Peligro: 24ºC el mecanismo fisiológico para la conservación del calor está inactivo y el calor sigue perdiéndose pasivamente.

Como valores-promedio de supervivencia según la temperatura del agua, tenemos:

  • Inferior a 2ºC: supervivencia menor de 45 minutos.
  • Entre 2 y 4ºC: supervivencia menor de hora y media.
  • Entre 4 y 10ºC: supervivencia menor de 3 horas.
  • Entre 10º y 15ºC: supervivencia menor de 6 horas.
  • Entre 15 y 20ºC: supervivencia menor de 12 horas.
  • Superior a 20ºC: supervivencia indefinida.

Medidas y comportamiento a seguir por el náufrago en aguas frías:

  1. Si se dispone de equipos salvavidas flotantes:
  • Si el chaleco dispone de capucha, debe ponerse cuanto antes para evitar la importante pérdida de calor que se genera por la cabeza.
  • Debe adoptarse la postura fetal. No solamente se reduce la superficie del cuerpo expuesta al contacto con el agua, sino que también reduce la perdida de calor en el cuello, ingles, costados del tronco.
  • Doblar las piernas sobre sí mismas con las rodillas hacia la barbilla, manteniéndolas así al ser abrazadas por los brazos.
  • De recibir las olas de cara, debe respirarse cuando no causen la posibilidad de penetrar en las vías respiratorias.
  1. Si no se dispone de equipos salvavidas flotantes:
  • No será posible mantener la postura fetal, pero en la medida de lo posible debe tenerse la cabeza fuera del agua por la pérdida de calor que se produce.
  • Adoptar la posición supina (hacer el muerto) que permite flotar con el menor esfuerzo, si bien es una posición peligrosa a menos que el agua esté suficientemente templada.
  • La adopción de la técnica de flotación-inmersión reduce a la mitad el tiempo de supervivencia en aguas frías, necesitando sacar la cabeza regularmente para respirar.
  • Mantenerse en posición vertical con movimientos lentos de las extremidades para lograr una flotabilidad.

En ambos casos, con o sin chalecos salvavidas, no debe intentarse nadar para evitar el aumento de consumo metabólico, a menos que sea para separarse de las hélices, para coger otro equipo salvavidas o que la costa o una embarcación parada se encuentren muy próximos. No deben hacerse ejercicios natatorios para buscar elevación de la temperatura, sino permanecer lo más estático posible en el agua, ya que se incrementaría el flujo de sangre a los músculos y la perdida de calor por conducción. La actividad física como los movimientos voluntarios efectuados en agua fría incrementa la pérdida de calor y acelera la aparición de la hipotermia.

Otro aspecto es la consideración de efectuar o no ejercicios físicos de tipo muscular durante la inmersión. La reacción más normal es la de procurarse una elevación de la temperatura realizando movimientos natatorios en lugar de permanecer lo más estático posible en el agua. De hecho, en inmersiones previsiblemente cortas, pero de no ser así, el ejercicio efectuado significará una caída importante de la temperatura basal, ya que se incrementa el flujo de sangre a los músculos y paralelamente la pérdida de calor por conducción.

Otra manifestaciones que aparecen con una inmersión prologada, como el calambre o contracción del músculo, se deben a la perdida de sal en el cuerpo, más frecuente en personas que transpiran abundantemente. Para soportar sus desagradables y dolorosos efectos deben flexionarse los músculos y doblar por las juntas, masajearlos en lo posible, o dejarlos estáticos sin realizar fuerza sobre ellos.

El agua de mar se congela a – 2ºc mientras que la piel lo hace a – 0,5ºc, por lo que cuando soporta dichas temperaturas los fluidos en los tejidos musculares y los pequeños vasos sanguíneos se congelan deteniendo el flujo de la sangre, aparecen manchas de color grisáceo, amarillas y blanquecinas disminuyendo la funcionalidad de los miembros y su movimiento hasta llegar a perder la habitual sensibilidad.

Cuando son calentadas la sangre fluye rápida y masivamente, pero el plasma puede atravesar las paredes de los vasos sanguíneos provocando derrames. Si la obstrucción de los vasos se prolonga, puede aparecer la gangrena. El tratamiento de las congelaciones locales no muy extendidas, puede consistir inicialmente en poner sobre la parte afectada la palma de la mano, a temperatura normal aplicando una ligera presión, nunca frotando; o bien lanzando el aliento caliente sobre dicha parte, o si son los dedos la parte afectada, ponerlos bajo los sobacos, pero en cualquier caso, nunca deben ser frotados.

Consejos para sobrevivir en aguas frías
5 (100%) 4 votes

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here