Consejos para un buen fondeo

Una de las maniobras que más atención requiere junto con las maniobras de puerto, es el fondeo. Para realizar un buen fondeo se deben reunir una serie de condiciones que vamos a recordar. Hay un desconocimiento generalizado en lo que se refiere al fondeo: el uso de anclas pequeñas, poca cadena, calcular erróneamente el círculo de borneo, mala elección del tenedero, etc. Todo esto afecta negativamente en la maniobra.

La operación de fondear no consiste exclusivamente en echar un ancla. Es necesario analizar la situación y tener en cuenta varios factores que pueden afectar en el antes y después de la maniobra. ¿Qué factores intervienen en el fondeo?. Encontramos dos factores, uno externo como es la embarcación, fondos o tenederos, oleaje y corriente, y la fuerza del viento. El otro factor es el interno, es decir, anclas, línea de fondeo, cabos y herrajes.

Vamos a analizar los factores que intervienen directamente y que tenemos que tener muy en cuenta en la maniobra de fondeo:

– Fondos o tenederos: hay varios y cada uno con sus características. Para saber que tipo de fondo tenemos hay varios sistemas. Si estamos a poca profundidad y la luz lo permite, viéndolo directamente, el uso de un escandallo, por medio de la sonda y por último y el más cómodo consultándolo en la carta náutica o derroteros.

A la hora de elegir el fondeo debemos descartar los fondos de rocas por el alto riesgo de que quede enrocada o trabada de tal forma que no salga. Los fondos de algas tienen poca consistencia, dificultando el agarre. Si el ancla garrea, las algas se enredarán en las uñas del ancla anulando casi por completo su eficacia, por lo que desconfiar de el. Los fondos de arcilla no son muy buenos ya que el ancla tiene tendencia a desplazarse, sobre todo si rola el viento y con la subida y bajada de las mareas. Los mejores fondos son los de arena y fango debido que se comportan como si de un sólido se tratasen, ofreciendo una gran resistencia.

– Anclas: al tirar el ancla, recorre unos metros antes de clavarse al fondo. De lo contrario si siguiese arrastrando el ancla garrearía. De una buena elección dependerá una maniobra con éxito. El mercado ofrece una gran variedad de anclas entre las más destacadas encontramos:

  • Almirantazgo cuyo agarre depende del peso y es muy regular para todo tipo de fondos.
  • Rezón muy típica de los pescadores, consta de cuatro brazos delgados que atraviesan muy bien los mantos de algas llagando al fondo y si se enrocan permite su fácil liberación.
  • Arado, de las mejores para todo tipo de fondeo excepto rocas y algas.
  • Danforth, ligera y con mucho agarre para todo tipo de fondos excepto roca y gravilla. El mínimo de anclas que se deberán llevar a bordo serán dos. El ancla estará bien estibada para su rápido acceso y que no moleste.

Línea de fondeo: ¿cadena o cabo?. Todo dependerá del tipo de embarcación. Una embarcación de vela ligera no da que pensar mucho. Debido a sus dimensiones será suficiente que el ancla esté amarrada a un cabo de nylon. Todo cambia cuando se trata de un yate o velero de crucero. El uso de cadena desarrollará su máximo poder de agarre cuando esta se hunda debido a su peso. La cadena ofrece una serie de ventajas con respecto al cabo (el peso mejora la tracción, se estiba sola, no sufre desgaste por rozamiento, abrasión ni rayos UV y el radio de borneo es menor).

Una vez hemos analizado los factores que tenemos que tener en cuenta en la maniobra de fondeo vamos a dar una serie de consejos para que el fondeo sea más fácil y seguro:

  • Al llegar al fondeadero observar si hay espacio suficiente para bornear sin golpear a otros barcos.
  • Comprobar en las cartas el tipo de fondo o tenedero.
  • Poner a la pendura el ancla reduciendo la velocidad para evitar golpear el casco.
  • Con el barco detenido filar cadena hasta que el ancla esté a pique. Filaremos progresivamente la cadena y nos ayudaremos del motor para notar que al ancla se ha clavado.
  • No nos limitaremos a filar los metros establecidos en función del tipo de línea de fondeo. Es aconsejable filar un poco más de cadena para evitar el garreo teniendo en cuenta el radio de borneo.
  • Uso del orinque y señalización con señales tanto de día como de noche.
  • Usar una boza o cabo que temple la cadena a una bita o cornamusa para evitar las sacudidas.
  • Activar alertas anti-garreo de dispositivos electrónicos. Si no disponemos, con un compás de demoras tomar marcaciones y hacer comprobaciones periódicas .
  • En veleros con mesana, izarla nos ayudará a mantener el barco más estable y aproado la viento.
  • Tener en cuenta la pleamar y bajamar para calcular los metros de cadena que hay que filar.
  • Si hay mal tiempo, establecer turnos de guardia y en caso necesario dejar el motor encendido.
  • Para levantar el fondeo, dar avante para virar la cadena en vertical y así evitar que el molinete trabaje en tensión.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here