Convivencia a bordo

Mucha gente opta por pasar sus vacaciones a bordo de una embarcación. Viajar en barco te permite descubrir lugares y experiencias que no todo el mundo tiene al alcance de la mano. Cuando las travesías duran más de dos o tres días, es preciso establecer unas normas de convivencia adaptadas a las necesidades de la embarcación. Un barco al fin y al cabo sigue siendo un espacio reducido donde saber convivir es la clave para que nuestras vacaciones acaben siendo una experiencia positiva y queramos volver a repetir en futuras ocasiones.

Entonces, ¿cuáles son las claves para tener una buena convivencia a bordo?. En primer lugar el respeto a los demás, sobre todo a la hora de descansar. Es muy importante establecer los turnos de guardia y respetar el descanso de los que no estén de guardia. La seguridad de la embarcación dependerá de si se cuenta con una tripulación de guardia alerta y eficaz, y para ello haber descansado es primordial. La tripulación que no esté de guardia siempre que pueda debería descansar lo más alejado del salón, cocina y baños. Los camarotes de proa y popa son los mas aconsejados, lejos de ruidos y luces provenientes de las zonas comunes. En definitiva, minimizar el ruido, ya que puede provenir de muchas fuentes: radio VHF, utensilios de cocina, alarmas de los equipos, escotillas mal cerradas, etc.

Otro aspecto a tener en cuenta y no menos importante es la limpieza e higiene. Como ya hemos dicho, un barco es un lugar pequeño en el que si no se establecen unas normas de limpieza, en cuestión de poco tiempo puede degenerar a un ambiente desagradable y negativo para la convivencia. Es importante limpiar a diario, sobre todo cocina y baños que es donde se concentran la mayor acumulación de residuos.

¿cuáles son las claves para tener una buena convivencia a bordo? Clic para tuitear

El agua es una bien escaso dentro de una embarcación. De su buen uso dependerá que el suministro dure más o menos. Raramente nos podremos dar la satisfacción de ducharnos todos los días y cuando llevamos varios días en alta mar llega un momento que la higiene personal se hace necesaria, por lo que racionalizar el agua nos permitirá darnos ese lujo que en tierra se tiene por descontado.

Mantener la embarcación ordenada ayudará a la convivencia, anime a la tripulación a que mantengan sus objetos personales ordenados. Es fácil que la ropa se vaya acumulando y se disperse invadiendo espacios comunes, utensilios de higiene personal olvidados en el baño; lo que puede crear malestar entre el resto de tripulación, sobre todo cuando se llevan muchos días navegando en alta mar sin pisar tierra. Para evitar confrontaciones realice una lista de tareas para compartir: fregar platos después de comidas, limpiar baños, etc.

La comida es fundamental en travesías de larga duración. La preparación de la comida dependerá de si el barco lleva una cocina amplia y un buen sistema de refrigeración, que permita mantener durante más tiempo los alimentos en perfecto estado. Cocinar a bordo es una tarea poco agradable y como norma general poca gente se ofrecerá para realizarla. Lo más aconsejable para travesías de corta duración es traerse la comida preparada de casa. En caso contrario haga una lista de alimentos y realice recetas de fácil preparación, complementándolo con frutas y verduras. Consulte las preferencias y gustos, y si algún miembro de la tripulación es alérgico, así evitará complicaciones durante la navegación. Recuerde que los momentos de la comida son una buena oportunidad para intercambiar impresiones y mejorar el vínculo de la tripulación.

Una buena planificación y organización por adelantado, evitando las improvisaciones y contando con la participación en la toma de decisiones de todos los miembros de la tripulación, facilitará y fomentará la convivencia durante los días que dure la travesía. Minimizando los posibles roces que como es normal puedan surgir a lo largo del viaje.

Convivencia a bordo
5 (100%) 3 votes

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here