Costa Brava: una de las costas más bellas del Mediterráneo español

Un destino obligado para todo navegante

Desde el río Tordera hasta la frontera con nuestro país vecino Francia, la Costa Brava recorre poco más de 65 millas por el litoral catalán.

Sin duda, es una de las costas más bellas del mediterráneo español debido a sus paisajes salvajes y agrestes que presenta, con acantilados a pie de mar y con los imponentes Pirineos de fondo.

Además, la Costa Brava ofrece la posibilidad de fondear y visitar pequeños pueblos costeros de tradición pesquera, los cuales guardan un encanto muy especial.

Es posible fondear, pero es necesario precaución

Dos grupos de islas resaltan la costa, Islas Formigues y las Islas Mèdes, pero todo navegante debe tomar precauciones, pues aunque la costa está cortada verticalmente, existen zonas de aguas someras.

Otro factor a tener en cuenta es la meteorología de la zona, ya que la Tramontana NE es el viento que más predomina (otros vientos, como el N o el E también aparecen, aunque en menor medida e intensidad).

Muchos son los lugares destacados donde fondear y disfrutar, pero a continuación en Cenáutica recalcamos los siguientes:

Puerto de Blanes

Este pequeño puerto de orígenes romanos combina la tradición pesquera con la náutica deportiva. Es de fácil acceso y la ciudad es realmente interesante y un lugar donde poder descansar y visitar algunos de los lugares de interés.

Asimismo, al Oeste del puerto hay un fondeadero de arena y lecho marino, y el náutico ofrece toda clase de servicios en caso que necesitemos.

Los principales fondeaderos donde podemos buscar refugio son: la Falconera, L’Illa y la cala La Llapizada.

Panorámica del Puerto de Blanes

Puerto de Cala Canyelles

Es un pequeño puerto deportivo y pesquero que da cobijo a pequeñas embarcaciones de no más de 8 metros de eslora y los fondeaderos más próximos los encontramos en cala Es Codolar, playa de Llorell y cala Morisca.

Este enclave está rodeado sobre todo por casas individuales y algunos apartamentos. Cabe destacar la playa que hay al Este y la cala en el otro lado del puerto.

Puerto de Cala Canyelles

Puerto de Palamós

Esta zona dispone de dos puertos a ambos lados de Punta del Molino. Uno está dedicado a la pesca y servicios, y el otro puerto a las embarcaciones de recreo. El puerto deportivo dispone de toda clase de instalaciones modernas para dar servicio a todos sus clientes

En la ciudad se puede encontrar toda clase de servicios y disfrutar de un merecido descanso. Uno de los problemas principales es que en verano suele estar mucho más transitada y debido al turismo todo suele estar repleto de gente.

Respecto a los fondeaderos más cercanos para visitar nos encontramos con: cala Castell, cala Fosca, cala S’Alguer (tomando muchas precauciones por sus fondos rocosos) y cala Senía.

Puerto de Palamós

Cala de Sa Tuna y cala de Aiguafreda

Estas dos calas brindan refugio de todos los vientos excepto del Este. En verano, que es cuando predomina este viento, hay que levantar enseguida el fondeo, ya que el oleaje se hace muy peligroso dentro de estas dos calas.

Ambas calas son de gran belleza y ofrecen servicio de boyas de amarre. Hay que tener en cuenta que en verano suelen estar muy saturadas de barcos que navegan a estas zonas para disfrutar de este paraje natural.

Cala de Sa Tuna
Cala de Aiguafreda

 

 

 

 

Islas Medas

Este grupo de islas deshabitadas forman parte de una reserva marina. Estas islas no ofrecen ningún problema de paso entre ellas y hay varias boyas que facilitan el amarre.

Además, un pequeño embarcadero en la Isla Meda Grande da acceso a los turistas que quieren visitar esta isla.

Fotografía de las Islas Medas

Puerto de Roses

Este puerto pesquero es de los más antiguos de la zona. Ofrece un buen resguardo de vientos del norte, pero dejando poca protección a los vientos del sur.

Está equipado con una moderna marina deportiva y cuenta con toda clase de servicios para los navegantes que deciden recalar en este puerto, siendo un bonito lugar donde descansar y retomar fuerzas para continuar con nuestro viaje.

Puerto de Roses

Puerto de Cadaqués

Es de una belleza inigualable, siendo además un fondeadero natural que da abrigo de los vientos del norte.

El pueblo, que conserva su encanto natural, fue durante muchos años lugar de inspiración para grandes artistas como Dalí. Es un lugar muy transitado en verano, donde el acceso se hace complicado y la llegada masiva de turistas rompe con la tranquilidad de este paraje.

Siendo un puerto de tradición pesquera, cuenta con varios fondeaderos como playa del Ros o cala Conca. Sin duda, merece la pena dedicar un día completo a visitar este precioso lugar de la Costa Brava.

Panorámica del puerto y pueblo de Cadaqués

Puerto de Portbou

Localizado muy cerca de la frontera con Francia, esta cala forma un puerto natural, además de ofrecer un muy buen resguardo de todos los vientos excepto de los vientos del Este, incluyendo el NE, E y SE. Es necesario recalcar que un pequeño puerto al oeste de la ciudad da atraque a poco más de 300 barcos de pequeñas dimensiones.

Indudablemente, las elevadas formaciones montañosas ubicadas en la cercanía del puerto nos brindan un espectacular paisaje.

Panorámica del puerto y ciudad de Portbou

Sin duda, la Costa Brava es una de las más bellas para cualquier tipo de navegante y nos permite disfrutar de una experiencia inolvidable en estas aguas que contienen tan diversas calas y puertos que satisfarán nuestras más aventureras inquietudes.

 

Costa Brava: una de las costas más bellas del Mediterráneo español
5 (100%) 1 vote

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here