Consejos para cruzar el Atlántico. Primer capítulo.

Atlántico

Cruzar el Atlántico es la prueba de fuego de cualquier navegante, antes o después querrás hacerlo; no solo por poder decir que has cruzado el Atlántico e incluirlo en tu curriculum, sino como una prueba de superación personal. Ya sea que estés planificando tu primer cruce o vayas a realizarlo de nuevo, a continuación te damos varios consejos a la hora de planificar el cruce del Atlántico.

¡Consejos para cruzar el Atlántico! Primer capítulo para que puedas lograr esta gran aventura. Clic para tuitear
  1. Mantenga el plan de navegación a favor del viento. ¿Cuál es la mejor configuración de vela para una travesía a sotavento? En realidad, lo más probable es que ya tengas las velas adecuadas: un génova robusto y tu vela mayor. Una segunda trinqueta es aconsejable como un foque para condiciones más adversas. Cuando cae el viento, o si desea la diversión de exprimir un poco de velocidad extra, es hora de jugar con los spinnakers. “Son geniales con vientos suaves y pueden cortar considerablemente el balanceo del barco”.

 

  1. Compruebe y vuelva a comprobar la cubierta. Antes de cualquier viaje largo, revise su cubierta, desde tornillos de amarre, grilletes, puntos de fricción hasta extremos. Considere pagarle a un profesional para que lo revise por usted. En el mar, haga una recorrido diario alrededor del barco mirando todo lo que se mueve o desliza. “Que caminar por la cubierta sea parte de las rutinas del amanecer y la puesta del sol, inspeccionar bloques, tensores, obenques, líneas y velas”, sobre todo después de un temporal.

  

  1. Haga de la seguridad su regla número 1. Nunca deja de sorprendernos cuántos barcos llegan de una travesía sin el equipo de seguridad clave o con los chalecos salvavidas y los arneses todavía en las envolturas originales. Aparte del deber de un capitán para con su equipo, no hay mejor manera de ganarse la confianza y el respeto de la tripulación si se ha atendido meticulosamente a la seguridad. ¿Cuánto cuesta la seguridad en el mar?. Todo su equipo de seguridad debe estar en buen estado de funcionamiento y las bengalas, extintores de incendios, EPIRB y balsa salvavidas sin pasar la fecha de caducidad. “Dé el trabajo de verificar esto a los nuevos miembros de la tripulación para que se familiaricen con la ubicación y el uso de todo este equipo”. Todos los que están a bordo deben conocer y respetar las reglas de seguridad. No tema pedirle a la tripulación que use chaleco salvavidas-arnés en todas las condiciones. Si tiene dudas, no dude en buscar la opción segura. Establezca órdenes permanentes, como no salir de la cabina si no hay nadie más en la cubierta y no orinar por el costado.

 

  1. Practica, practica y practica: Tener el equipo de seguridad es una cosa, usarla otra muy distinta. Hágale saber a su tripulación que cruce el Atlántico,¡Los mejores consejos para cruzar el Atlántico! Primer capítulo para que puedas lograr esta gran aventura. Clic para tuitear cuáles son los procedimientos y planes de seguridad y practique con su tripulación la maniobra de “hombre al agua”. De esa forma no hay confusión sobre lo que va a suceder y quién hará qué si sucede de verdad, y cómo detendrá el barco si está navegando a sotavento con vela de proa o spinnaker. “Asigne roles a cada miembro de la tripulación para diferentes emergencias (por ejemplo, incendios, hombre al agua, inundaciones, abandono de buque) y publíquelos en un lugar prominente”, esto es especialmente importante si tiene una nueva tripulación a bordo “.

 

  1. Conozca la situación médica y la historia de toda su tripulación: Asegúrese de conocer las condiciones médicas y los medicamentos de toda la tripulación y su historial médico. Si tiene que administrar algún medicamento al pasar, anote las horas y las dosis cuidadosamente en su registro escrito y haga que sea testigo otro miembro de la tripulación.

 

  1. Consulte la letra pequeña de la póliza de seguro: Una minoría de cruceros de a bordo navega sin seguro, es un gran riesgo, especialmente en el lado de la responsabilidad civil. Puede dificultar la vida cuando desea recalar al puerto para recoger tripulación, obtener piezas de repuesto o agua, ya que muchos puertos deportivos requieren que muestre su certificado de seguro. Verifique cuidadosamente que la póliza que ha sido contratada cubre todo lo que desea hacer. ¿Especifica un mínimo de tripulación y el tipo de experiencia y cualificaciones que deberían tener y excluye alguno de los lugares que planea visitar?. Una buena política cubrirá la repatriación de la tripulación y de su barco si se enferma o se daña. “Hable con su agente de seguros sobre sus planes y verifique de nuevo toda la letra pequeña. En cuanto a su tripulación, deben tener una póliza de seguro médico y de viaje que cubra la navegación”.

 

  1. Prepárate para ser un mecánico: Asuma que cualquier elemento del equipo que tiene a bordo o que se ajuste a su barco se puede averiar y planifique sus repuestos cuidadosamente para que tenga piezas vitales para los artículos que absolutamente necesita. Si la idea de perder tiempo en reparaciones te llena de temor, pregúntate antes de nada si puedes prescindir de ello. “¿Realmente necesita una desalinizadora, o un generador diesel que necesita un cambio de aceite cada 100 horas?. Si lo hace, asegúrese de que usted, u otra persona a bordo, sepa cómo solucionarlo, y considere hacer algún curso. Para la menor molestia, mantenga solo lo imprescindible”.

 

  1. Mantén una mente abierta sobre el clima: El hecho de que esté haciendo lo que tradicionalmente es un cruce a favor del viento no significa que vaya a ir a toda velocidad. Particularmente, si estás cruzando al principio de la temporada, puedes experimentar vientos en contra, calma, marejadas, tormentas o cualquier otro imprevisto meteorológico. Los diagramas de rutas y pilotos dan promedios y el clima real experimentado puede ser muy diferente, así que obtener buena información meteorológica es importante. Los gráficos sinópticos ofrecen una buena imagen general, mientras que los archivos GRIB añaden detalles. Pero no subestime un cruce del Atlántico. “Cuanto más y más grandes son las nubes de tormenta, mayores son las posibilidades de vendaval o ráfagas de viento más fuertes con la lluvia”.
Consejos para cruzar el Atlántico. Primer capítulo.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here