Consejos para cruzar el Atlántico. Parte 2.

La travesía del Atlántico requiere de mucha preparación, concentración y como no, de planificación. Continuamos en este artículo con más consejos para cruzar el Atlántico.

  1. No dejes que la tripulación se obsesione con el tiempo de llegada: Su tripulación debe ser consciente que algunos días serán un trabajo duro, otros frustrantes, pero lo más importante es que los barcos no se ajustan a un horario exacto. No querrás que pongan en peligro tu experiencia al trazar en tu cabeza un tiempo de llegada demasiado preciso porque de no ser así casi seguro que se sentirán decepcionados. Vaya con la corriente y el viento, y esté mentalmente preparado para aprovechar al máximo lo que venga.

 

  1. Un remiendo a tiempo mejor que diez: Por obvio que parezca, te sorprendería saber cuántas tripulaciones no inspeccionan minuciosamente las velas antes del cruce. Preste atención a sus velas y determine las áreas sospechosas antes de que se vayan. “Tome muchos trapos de vela adhesivos, de repuesto, cordeles y más agujas de las que cree que alguna vez necesitará. Además, lleve algún sable de repuesto. Si puede, guárdelo en el pañol y olvídese hasta que lo necesite “.

 

  1. Haga un buen inventario de repuestos y herramientas: Este es un gran tema, pero la conclusión es: lleva todo lo que puedas. “Comience con lo básico como filtros, aceites, líquido refrigerante, etc.. cualquier cosa que pueda llevar nunca se desperdiciará; tome una bomba de agua de repuesto, un inyector de repuesto o dos; llegará un momento en que lo necesites. Y no te olvides de repuestos para aparejos. Mantenga las partes costosas cubiertas con una película de aceite y envuélvalas en papel film transparente o, mejor aún, póngalas en una bolsa de vacío”.
Consejos para cruzar el Atlántico. Parte 2. Clic para tuitear
  1. Resuelva sus necesidades de comunicación: “¿Qué equipo de comunicación necesito?” Es una de las preguntas más frecuentes de los patrones. Todo dependerá del tipo de crucero que la gente planeé hacer después del cruce del Atlántico. Si vas a pasar un tiempo en el Caribe antes de regresar a casa, un teléfono Iridium es probablemente la opción correcta, puede mantenerse en contacto con la costa, recibir correos electrónicos, etc. Los costes de los teléfonos Iridium se han reducido y es posible obtener uno de segunda mano por menos de 1.000 € y luego revenderlo. Sin embargo, si planea seguir navegando y estar viviendo a bordo, piense seriamente en instalar una radio BLU. Eso le permitirá comunicarse con otros barcos.

 

  1. Haz un test en tierra con todos tus equipos de comunicaciones: Es obvio, pero asegúrese de que todo su equipo de comunicación esté funcionando antes de irse. Los problemas de compatibilidad son innumerables y se encuentran entre los problemas más comunes y graves que vemos justo antes de salir. Compare rastreadores de barcos para elegir el adecuado para su viaje.

 

  1. El turno de guardia es un buen momento para reflexionar: La vida en el mar gira en torno al sistema de guardias y cualquier sensación de injusticia o fatiga tendrá grandes consecuencias, así que reflexione un poco y deje que su tripulación sepa lo que se espera de ellos. Asegúrese de compartir las tareas de cocina y limpieza de manera justa, muestre la lista de tareas para que no haya disputas y no tema cambiar las cosas si no funcionan.

 

  1. Tenga un ordenador de repuesto: “Los portátiles baratos son mucho más resistentes de lo que piensas”. Sé de ordenadores que han durado dos cruces en el Atlántico y una circunnavegación, y a pesar de volar por la cabina en al menos tres ocasiones, nunca dieron problemas. Si tiene un ordenador de escritorio incorporado a bordo, no olvide llevar un teclado de repuesto, a ser posible uno de esos flexibles enrollables.

 

  1. Consulte con la tripulación la lista de la compra: Todos los miembros de la tripulación a bordo comerán de forma diferente, de modo que, en la medida de lo posible, procure que todo la tripulación participe en la lista de la compra, para asegurarse de que tengan lo que les gusta y que lo puedan cocinar. Las comidas liofilizadas y embasadas al vacío son fáciles de guardar y preparar. Al igual que con el sistema de guardias, haga una rotación para cocinar, lavar y limpiar, de modo que no haya malos presentimientos sobre personas que no estén participando de estas labores cotidianas.
Consejos para cruzar el Atlántico. Parte 2.
5 (100%) 1 vote

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here