Dando el salto de la península a Baleares

Una de las travesías favoritas de los aficionados a la náutica de recreo que frecuentan las aguas mediterráneas, es la ruta entre la península y las islas Baleares, especialmente por los paisajes, calas, y playas que nos ofrecen estas islas. Embarcamos rumbo a ellas:

¿A que navegante de recreo no le ha resultado tentadora la travesía hasta las islas?, y es que realmente es un reto que pone a prueba nuestros conocimientos y habilidades náuticas, así como nuestro temple como patrones.

Planificar la travesía es ya el primer atractivo de la travesía: El seguimiento de la previsión meteorológica los días que preceden al crucero, la preparación de la derrota a seguir y derrotas alternativas; puesta al día de la documentación: cartas, derroteros, etc., la logística: agua, víveres, combustible…

Todo lo anterior es imprescindible para una feliz travesía y evitar lo de aquellos navegantes insensatos que, recalando en Ibiza, llamaban por radio a los prácticos afirmando que estaban viendo las luces de los Freus, cuando lo que estaban viendo eran las luces de la Dragonera… ¿sabrían lo que es el libro de faros?

No menos importante es la puesta a punto del barco para que ninguna avería haga malograr nuestro viaje ya que, en verano y en las islas, pretender que un mecánico nos atienda es poco menos que pretender la luna.

¡Y qué decir de los amarres tan demandados en temporada alta!. Una reciente y feliz iniciativa de las autoridades de costa de poner boyas de amarre en las calas ha resuelto en parte el problema y, teniendo en cuenta que el encanto de las islas está en sus calas, nos parece una buena solución siempre que los usuarios sean respetuosos con el medio y no contaminen con basuras y residuos esos hermosos parajes.

Para cruzar a vela no hay que olvidar que, a mitad del canal, dejaran de soplar las brisas costeras y tendremos que navegar a motor hasta estar próximos a las islas donde de nuevo se harán sentir estos vientos.

Solo nos vamos a permitir un consejo: a las islas hay que ir con tiempo y sin prisas para disfrutarlas. Hay mucho que ver.

Dando el salto de la península a Baleares
Puntúa este Post

1 Comentario

  1. Estimados amigos, todo esto que decís es lo ideal, lo malo que no todas las empresas que se dedican a la enseñanza y ademas al charter, tienen tanta consideraciones.
    Este puente del 29 al 1 he tenido la malísima experiencia de hacer este viajecito, le quitan a uno la afición.
    Solo comentados que a las tres horas de salir de Altea, pedíamos al Capitán volver a la costa de, pues la tripulación con semejantes olas, estábamos dando de comer a los peces con el desayuno.
    Informados bien de con quien hacéis estos charter, que hay mucho pirata.

    Pegaso

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here