Diez frases que nunca escucharás a tu tripulación como patrón

Con la ilusión de un niño en su primera visita a Disneyworld, el patrón, con su recién estrenado título, decide que por fín este verano es el momento de coger su recién reestrenado barco de segunda mano durante una semana para navegar por las islas y disfrutar así de unos días navegando con los amigos. Para ello, decide implicar a su pareja en el reclutamiento de la tripulación y al final embarcan en la aventura a otras dos parejas, amigos de toda la vida. A partir de este momento empiezan a construirse dos mundos de expectativas diferentes en la mente de los participantes en la travesía.

El patrón comienza a planificar las rutas perfectamente en su recién instalado software de navegación electrónica. Ha previsto incluso una ruta con navegación nocturna y tiene programadas todas las guardias. Lleva a cabo un riguroso estudio para poner a punto la embarcación, analiza la meteorología predominante en la zona durante la época en que realizarán la travesía, reserva amarre en algún puerto y busca donde pasar la noche fondeado; se equipa con lo último en ropa técnica y se pasa horas en Internet participando en los mejores foros y chats de náutica del momento.

El resto de tripulantes se imaginan a si mismos tomando el sol en la cubierta, disfrutando de un banquete a bordo, refrescándose con cervezas y mojitos en el chiringuito de paradisiacas calas y haciendo escala de puerto en puerto visitando los mejores mercadillos, tiendas, restaurantes y discotecas.

Cualquiera que haya vivido una situación similar sabrá perfectamente lo que supone ser el patrón. Para los que aún no se han estrenado, antes de frustrarse ante el poco reconocimiento a su labor de su tripulación, lo mejor es que lea las siguientes diez frases que nunca debería esperar de su tripulación:

– Buen trabajo, patrón! Sin tu experiencia esto podría haber sido un desastre.

– ¿Puedo sujetarte la linterna y el paraguas mientras arreglas esas fugas?

– No hace falta que naveguemos hasta allí. Puedes dejarnos en este puerto a las 4 am y ya cogeremos el ferry, taxi, camello y autobús para llegar a tiempo a nuestro vuelo.

– Toma una cerveza y relájate mientras yo me acerco a pagar el amarre.

– Vaya desorden de bañadores por la cubierta, ¿te importa que hagamos top less a partir de ahora para evitarlo?

– Hemos baldeado la cubierta, pulido el latón, adujado los cabos y revisado el nivel del agua potable, ¿necesitas algo más antes de que vayamos a por la cena a tierra?

– No es necesario que compres velas nuevas, el problema es nuestra falta de pericia  trimando las velas.

– ¿El motor se ha estropeado y no hay viento? ¡Bien! Estabamos deseando repetir la travesía nocturna.

– Parece que va a hacer frio esta noche en cubierta, ¿quieres que prepare chocolate caliente en un termo y algo de comer para las guardias?

– Acabo de hacer el inventario y creo voy a acercarme a tierra a por hielo y cerveza antes de que se nos agote.

Diez frases que nunca escucharás a tu tripulación como patrón
Puntúa este Post

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here