El Estrés del Patrón. Efectos y control.

La RAE define el Estrés como “la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos graves”. El estrés básicamente es la respuesta fisiológica del cuerpo humano, que le da la energía suficiente para entrar en acción (huir de una situación o bien enfrentarnos al problema en cuestión).

Efectos:

El estrés tiene el gran inconveniente de actuar de forma negativa:

  • En los sentidos:
    • El acto reflejo de la respiración se hace difícil.
    • Puede dejar en blanco la mente de una persona.
    • Dificultades de escucha y comprensión.
  • Psicológicamente:
    • Efecto túnel (sólo ven lo que tienen delante).
    • El tiempo pasa despacio.
    • Indecisión a la hora de tomar la decisión correcta.
    • Autoestima baja.
  • Fisiológicamente:
    • Sensación de miedo, enfado o confusión.
    • Latidos del corazón rápidos e intensos.
    • Sudoración intensa.

Control:

El patrón de cualquier embarcación, ya sea recreativa o profesional, está sometido a una gran presión ante una emergencia. La climatología, una avería, el cansancio o sueño en una larga travesía, una colisión, pueden dan lugar a situaciones de verdadera presión para el Patrón como responsable de la seguridad de la tripulación o pasaje. La experiencia y una buena formación son fundamentales para poder tomar las decisiones correctas a la hora de actuar y minimizar las consecuencias.

Cuando se llega a esta situación, el Patrón debe animar a los tripulantes con un mensaje de positivismo, comentando las posibilidades de la embarcación, de los medios de rescate, etc. La figura del líder es fundamental. Un patrón que demuestra entereza y decisión ante una emergencia contagiará al resto de energía positiva y será más fácil enfrentarse a esa delicada situación de incertidumbre. Se trata de tomar decisiones, motivar, animar y tranquilizar a los demás. Tenemos que evitar a toda costa que el miedo comience a apoderarse de la tripulación. Este miedo se transforma en la sensación de abandono y puede dar lugar al pánico. Un tripulante que haya entrado en pánico se puede convertir en una amenaza para el resto del grupo.

Reacciones ante una situación de incertidumbre o peligro:

  1. TENSIÓN: energía vital positiva.
  2. ESTRÉS: híper-activación de la energía.
  3. ANSIEDAD: Inadaptación del individuo al estímulo.
  4. MIEDO: Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario.
  5. PÁNICO: miedo muy intenso y manifiesto, especialmente el que sobrecoge repentinamente a un colectivo en situación de peligro, provocando distorsión cognitiva paralizante y desorientación que anula la razón, voluntad y múltiples funciones intelectuales del individuo.

Si podemos controlar el estrés, podemos darle la vuelta y actuar de forma positiva, activando nuestro cuerpo y dándonos la energía suficiente para enfrentarnos a la situación que lo ha provocado.

Unas pautas para controlar el estrés del patrón:

  1. Tensar todos los músculos del cuerpo y mantener la respiración.
  2. Ir relajando los músculos lentamente y comenzar a respirar profundamente.
  3. Inspirar y expirar de tres a cuatro veces profundamente.
  4. No formular casos hipotéticos.
  5. Valorar y asumir la situación.
  6. Delegar responsabilidades en personas de confianza.

En resumen, debemos intentar mantener la calma por muy complicada que sea la situación. Analizar el problema e intentar encontrar la mejor solución usando las mejores opciones, herramientas, técnicas y conocimientos.

El Estrés del Patrón. Efectos y control.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here