El fenómeno de la ósmosis en embarcaciones de recreo.

La mayoría de las embarcaciones de recreo se construyen por moldeo, aplicando un gelcoat contra el molde, sobre el cual se va estratificando a base de aplicar capas sucesivas de resina y tela de fibra de vidrio. El gelcoat no es otra cosa que resina de poliéster de composición parecida a la usada para estratificar, pero de menor viscosidad.

Un problema característico de este tipo de embarcaciones, es la osmosis: Golpes, rozaduras, arañazos profundos o defectos de construcción pueden dar lugar a este fenómeno.

La ósmosis u osmosis es un fenómeno que consiste en el paso del solvente de una disolución desde una zona de baja concentración de soluto a una de alta concentración del soluto, separadas por una membrana semipermeable.

Una membrana semipermeable tiene muchos poros. El tamaño de los mismos es tan minúsculo que deja pasar las moléculas pequeñas pero no las grandes. Por ejemplo, deja pasar las moléculas de agua que son pequeñas, pero no las de sal que son más grandes. Así, las moléculas de agua pasan por los poros en ambas direcciones: de la zona de agua pura a la de agua con sal y viceversa, pero aunque las moléculas de sal también se mueven, no pueden atravesar la membrana y acaban obstruyendo los poros del lado de la sal, taponando el paso del agua. En resumen:

En la zona de agua, de baja concentración, todas las moléculas que llegan a los poros son de agua y la atraviesan.

En la zona de alta concentración llegan a los poros moléculas de agua y moléculas de sal; por tanto, habrá menos moléculas de agua capaces de atravesar la membrana hacia la zona del agua pura.

Al final, aunque el agua pasa de la zona de baja concentración a la de alta concentración y viceversa, hay más moléculas de agua que pasan desde la zona de baja concentración a la de alta y, con el tiempo, parte del agua de la zona sin sal habrá pasado a la de agua con sal. Es decir: el agua pasa de la zona de baja concentración a la de alta concentración.

Se produce osmosis en el casco de una embarcación de poliéster cuando se forman burbujas en el estratificado del casco, donde queda aire atrapado. El vapor de agua del aire de la burbuja mezclado con los derivados de la resina forman una solución química de mayor concentración que el agua del mar que está al otro lado de la membrana formada por el gelcoat. La diferencia de concentración de ambas soluciones, hace que el agua del mar penetre a la burbuja a través de la membrana introduciéndose entre las capas de poliéster, despegando su unión y arruinando el casco cuando la osmosis está generalizada.

El problema se detecta cuando el casco absorbe agua incrementando de un 3% a un 4% su peso inicial, y cuando aparecen, por debajo de la capa del gelcoat, abundantes ampollas llenas de un líquido ácido que, al reventar, dejan cráteres profundos porque en el proceso de construcción se han formado esas burbujas de aire: Bien durante la mezcla de la resina con el catalizador, durante su aplicación o por falta de impregnación de la fibra de vidrio por la resina, o bien por la presencia de moléculas sin reaccionar, sean de estireno, de catalizador o de la propia resina de poliéster, ya que la polimerización “in situ” nunca es del todo completa.

Otra causa pudiera ser cuando el tejido de fibra de vidrio contiene adhesivos de resinas plásticas en emulsión acuosa (acetato de polivinilo) para mantener unidas las fibras. Estos adhesivos en presencia de humedad y de compuestos ácidos pueden hidrolizarse dando lugar a productos solubles en agua.

Por todo lo anterior, inspecciones detenidamente la obra viva del casco de su embarcación una vez limpia de caracolillo e incrustaciones, cuando la ponga en seco y, en caso de advertir cualquier síntoma de los enumerados, consulte con un experto.

El fenómeno de la ósmosis en embarcaciones de recreo.
4 (80%) 1 vote

2 Comentarios

  1. Lamento no estar de acuerdo con la explicación de la ósmosis en la obra viva de los barcos. Me explico. Del escrito se desprende que el problema es causado por el proceso de producción, que deja huecos en la laminación. Si esto fuera cierto lo que llamamos ósmosis aparecería en todo tipo de barcos y no es así, ya que solo aparece cuando se usa un cierto tipo de poliester, y ninca con laminaciones con resinas de Vinil-ester o con epoxi, y la probabilidad de producir huecos es la misma.
    A mi leal saber y entender, la razón del enchumbamiento de agua de los laminados, no es sólo causada por la ósmosis. Esta puede existir, pero sus efectos serían muy pequeños, sin embargo la hidrolización de las resinas de poliester, aunque no de todas, es la que provoca que estas se vuelvan porosas y dejen entrar el agua, en ciertas condiciones, de presión y temperatura. La “ósmosis” se da mucho más en el Mediterráneo que en los paises nórdicos, y el fenómeno teórico de la ósmosis, es independiente de la temperatura, no así el de la hidrolización, que casi es exponencial. Los materiales modernos, aunque un poco más caros, resuelven el problema perfectamente, y además tienen unas características mecánicas superiores.
    En una palabra si vamos a comprar un barco nuevo, preferiré siempre uno laminado con epoxi o vinil-ester, antes que con poliester, aunque sea un poco más caro. A la larga será más barato y más seguro y placentero.

  2. Pues la verdad es que, aunque he leido con toda mi atencion ambos criterios sobre el origen de la osmosis, debo confesar que me he quedado igual que estaba antes de leerlo, es decir, SIN ENTERARME DE NADA.

    Quizas sea porque no tengo la cualificacion apropiada y porque las razones son demasiado tecnicas y especializadas para aquellos que no somos expertos y que, simplemente tenemos un barco y nos gusta cuidarlo para que no nos de problemas.

    En este sentido, ninguna de las dos opiniones recoge si hay alguna posibilidad de evitar la osmosis o en su defecto, retrasarla o minimizarla. Esto es lo que nos interesa a estos mortales.

    Ademas de agradecer vuestras profundas y tencicas apreciaciones, os agradeceria (a ambos) que pudierais pronunciaros a este respecto.

    Muchas gracias a los dos.

    Aquilino.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here