El lenguaje y la mar

Bastantes palabras o expresiones, que tuvieron su origen en la mar, hicieron fortuna y se han adoptado como expresiones habituales en el lenguaje coloquial, así:

Salvarse por los pelos: en el sentido de alguien se ha librado de algún daño en el último momento, tiene su origen en que, lo habitual entre la gente de mar era que no supieran nadar por lo que, para enrolarse en un barco no se exigía ese requisito.

Por ello, y para que, en caso de caer por la borda, poder ser rescatados, los marineros se dejaban el pelo largo recogido en una coleta y así hacerse mas visibles en el agua y tener más posibilidades de ser rescatados ya que, la coleta, era el mejor asidero para sacar del agua a quien se estaba ahogando.

En defensa de esta costumbre se produjeron serías protestas en la marina durante el reinado de José I Bonaparte (1768-1844), cuando una orden suya obligaba a los marineros a cortarse el pelo.

Vete al carajo: data de la época gloriosa del imperio español en los tiempos de los descubrimientos en los que las carabelas españolas surcaban los mares.

Durante esas navegaciones, los serviolas (vigías), oteaban el horizonte para detectar barcos enemigos, dentro de una canastilla denominada carajo, hoy día la cofa, por su similitud con el órgano sexual masculino, que estaba situada en lo alto del palo mayor.

Me importa un carajo: significando que no te importa nada, como muestra de valentía por parte de aquella persona que era enviada a la cofa, lugar incómodo dónde se acusaba más el movimiento de balance.

No se ve un carajo: para hacer entender que no se ve ni siquiera el puesto de vigía del palo mayor.

Mamparitis: Depresión que afecta a los marinos después de una prolongada permanencia en la mar.

Matalote: El que es rudo y a la vez torpe en su profesión.

Ratearse: Evitar cualquier trabajo pesado y duro por medio de artimañas; escaquearse.

Saber la tira: Tener mucha experiencia y ser capaz de reconocer fácilmente, los cabos o tiras de los aparejos con que se manejan las velas.

Zapatero: Marinero torpe y poco hábil.

El lenguaje y la mar
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here