Evitar enganches al navegar: Un inconveniente molesto y peligroso

Ya sea por una red de pesca, un cabo flotante, el propio lecho marino o incluso un spinnaker que se haya soltado, todo navegante o marino deberá hacer frente alguna vez en su vida a situaciones donde diversos objetos se puedan enganchar o envolver alrededor de las hélices, timones o incluso en la propia quilla.

La importancia o gravedad de estos incidentes y la manera de solucionarlos variará dependiendo de cómo sepas manejarte y tu capacidad de ser resolutivo. No existe un procedimiento establecido para resolver estos inconvenientes que son molestos, y en muchas ocasiones peligrosos.

Aún así, en la web de Cenáutica puede encontrar información sobre cursos de seguridad marítima, así como en primeros auxilios, los cuales pueden ser muy útiles cuando decidamos navegar por nuestra cuenta y sea de una forma lo más segura posible.

Por lo tanto, es más bien la propia experiencia y el hecho de haber pasado en alguna ocasión por esta situación lo que realmente ayuda a la hora de lidiar con una situación así.

¿Qué hacer?

Lo más importante es evitar e identificar el peligro, especialmente los obstáculos fijos y los posibles restos de lecho marino. Si se avista algo sospechoso de poder engancharse en la embarcación es importante proporcionar información lo más precisa posible (si el objeto se encuentra a estribor o babor, la dirección o los grados que hay que apartarse para evitar dicho obstáculo).

Si es de noche, puede ayudar reducir el brillo de los dispositivos electrónicos (por ejemplo: el plotter) o, incluso apagar o cubrir ciertos aparatos electrónicos, ya que nos puede arruinar la visión nocturna.

Cuánto más veamos mejor

Si tenemos la mala suerte que se enreda algo debajo de la embarcación, poder verlo es el mejor comienzo para buscar una solución.

Hoy en día existen en el mercado una extensa gama de cámaras subacuáticas de alta resolución. Acoplar este tipo de cámaras a un brazo extensible o al propio bichero puede ser una solución para encontrar el objeto enganchado, por ello, y aunque la visibilidad sea reducida o mala, estos dispositivos nos pueden aclarar la fuente del problema.

Ejemplo de cámara subacuática

Limpiar la maleza de lecho marino

Una de las maneras para limpiar la maleza de lecho marino que se puede quedar enganchado bajo la quilla y por la obra viva es usar un cabo.

Por ello, pasaremos bajo la quilla el cabo y desde la cubierta sujetaremos los dos extremos (realizando con anterioridad nudos a intervalos regulares). Una vez realizado este paso, caminaremos hacia atrás como si de una sierra se tratara y procuraremos tensar el cabo para conseguir el efecto deseado.

¿Y si se enredan cabos en la hélice?

En el mercado ya se comercializan cortacabos, tanto para los motores de eje como para los motores de veleros, pero el principal inconveniente es que reduce el rendimiento durante la navegación.

Ejemplo de un cortacabos aplicado a la hélice

Por lo tanto, si se enredan cabos en la hélice lo mejor es parar máquinas (poner «a la capa» el barco en caso de ser un velero). Nos ataremos un cabo, nos colocaremos las gafas y atletas de submarinismo y con un cuchillo dentado intentaremos cortar el cabo.

Además, si eres lo suficientemente rápido y consigues detener la embarcación a tiempo y agarrar el cabo que se ha enganchado, es posible desenrollarlo manualmente (es importante que desde cubierta alguien mantenga tenso el cabo enredado) desde el agua, girando en dirección opuesta al eje de la hélice.

Meterse en el agua como última opción

Aunque en la mayoría de casos es la única opción, antes de enviar a alguien bajo el agua es importante considerar lo siguiente:

  • Inspeccione antes el problema y analice la situación.
  • Localice un lugar donde esté lo más resguardado posible
  • Espere a tener unas condiciones de buena visibilidad, ya que con la luz del sol se puede localizar y solucionar mejor el problema.
  • Ver si se puede navegar sin motor a un lugar seguro o navegar a vela en caso de veleros.
  • Tener un equipo en condiciones para sumergirse en el agua. Es necesario guantes, aletas, gafas de buceo y un traje de neopreno.
  • Una buena linterna sumergible y un cuchillo de hoja dentada.
  • Quitar las llaves del contacto, asegurar con un cabo a la persona que se vaya al agua y evitar exposiciones largas si la temperatura del agua es baja.

Estos son solo algunos consejos de cómo actuar en caso de enganchar algún objeto a nuestra embarcación. En muchas ocasiones habrá que improvisar y buscar soluciones que requieran de imaginación e ingenio para su solución, y precisamente eso es parte del maravilloso mundo de la navegación marítima.

Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here