Fondear en coral.

Fondear en coral es ilegal en muchos lugares del mundo y sin duda debe evitarse si es posible. Un buen fondo de arena es la mejor opción, mejor para nosotros y mejor para el medio ambiente. Sin embargo, hay lugares en los que simplemente uno, no tienen otra opción – y créanme que desearían tenerla!!!.

No estoy hablando de fondear en medio de un arrecife natural, pero muchos atolones de coral del Pacífico Sur están repletos de pequeñas cabezas de coral en el tenedero, así que incluso si logras fondear tu ancla en una zona arenosa, lo más probable es que puedas envolver tu cadena alrededor de uno o muchos corales, y si el viento rola la cosa se puede complicar.

Estas cabezas de coral por lo general se pegan alrededor de un metro del fondo del mar y puede ser difícil distinguir la altura. Esto es aún más complicado porque muchos de los anclajes son profundos, por lo que es difícil ver lo que está pasando.

Hay varios problemas con esto. El coral es duro, un cabo no soporta ninguna posibilidad e incluso la cadena puede ejercer tensión todo el tiempo, haciendo un ruido chirriante que se puede sentir, y resonar por todo el barco para arruinar el sueño nocturno.

Con cada envoltura o enganche efectivamente acortamos los metros de la línea de fondeo, y por lo tanto el efecto de la catenaria en la cadena se reduce. Esto es lo que por lo general absorbe la carga cuando una racha de viento golpea el barco o está fondeado con oleaje; a medida que la embarcación retrocede o se eleva la proa, el peso de la cadena que se levanta del fondo ocupa el peso e impide cualquier carga.

El problema con los obstáculos de coral es que la cadena puede quedar atrapada y envuelta de tal manera que nos sea imposible virar el ancla. Una cadena firmemente anclada es muy segura, pero una ráfaga de viento puede suponer demasiada carga de choque, que puede causar verdadero daño y, puesto que el coral es fuerte, lo recibirá el barco. Dependiendo del “eslabón débil”, puedes encajar la cadena, arrancar la roldana o, peor aún, el molinete!

Conseguir virar el ancla puede suponer un verdadero desafío. Podemos estar varias horas tratando de levantar el ancla. En algunos casos, donde el agua es poco profunda o bastante clara, una mirada abajo con el tubo de snorkel nos puede ayudar a ver el trazado de la cadena permitiendo al timonel virar la cadena. De lo contrario mantener a alguien en el agua para ver y guiarnos es realmente complicado y poco claro, una inmersión puede ser necesario para liberar el ancla del coral.

Por lo tanto, ¿cómo podemos asegurar el ancla, protegiendo las cabezas de coral, evitando cualquier enganchado, y garantizar que el ancla quede libre de nuevo rápidamente si fuese necesario?. Lo primero buscar un fondo libre de corales, a ser posible de arena. No filar toda la cadena de golpe, sino en dos o tres veces. Colocaremos varias boyas flotantes sujetas a los eslabones de la cadena (por ejemplo cada 10 metros) que evitaran que puedan quedar atrapados en las cabezas de coral y así sea más fácil de recuperar en caso contrario. Para finalizar colocaremos otro ramal de cadena que irá de la línea de fondeo a una cornamusa o bita, que será la que absorba la tensión ocasionada por los tirones producidos por el viento o el oleaje.

Fondear en coral.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here