La balsa salvavidas

La mayoría de las embarcaciones, tanto de recreo como los barcos de pesca, pasaje o buques mercantes, disponen a bordo de embarcaciones de supervivencia para su uso en situaciones de emergencia. La más común es la balsa salvavidas. Recientemente hemos visto en televisión como tripulantes de embarcaciones de recreo y de pesca han tenido que abandonar los barcos, debido a una vía de agua, un incendio u otros motivos, en las balsas salvavidas y gracias a ello han podido ser rescatados por la intervención del SASEMAR.

En lo que respecta a la náutica recreativa, la legislación española (Orden FOM/1144/2003 de 28 de Abril) obliga el uso de las balsas salvavidas para las zonas de navegación 1, 2 y 3, y deberán ser revisadas anualmente por una estación de servicio autorizada por la administración y, en todo caso antes de los dos años a contar desde la fecha de fabricación.

A la hora de adquirir una balsa salvavidas en el mercado podremos encontrar los siguientes modelos:

  • SOLAS, homologada por la DGMM.
  • SOLAS, homologado por un organismo notificado con la rueda de timón.
  • NO SOLAS, por no comprar alguno de los requisitos SOLAS, siempre que sean homologadas por la DGMM.
  • ISO 9650 u otra normativa existente, siempre que sean homologadas por la DMMM, por considerarlas aptas para la navegación en las Zonas 2 y 3.

COLOCACIÓN:

Es muy importante donde vamos a colocar la balsa salvavidas, ya que de ello dependerá la rapidez con la que podremos ponerla a flote. Tener en cuenta que las condiciones del mar no serán las mas idóneas y que necesitaremos dos personas para moverla y ponerla a flote, por lo que evitaremos ocupar espacios pequeños para que el acceso sea lo más fácil posible. Un lugar recomendado es colocarlo en un soporte fuera del balcón de popa.

La balsa salvavidas irá en una envoltura rígida que por su fabricación deberá resistir las inclemencias meteorológicas, tener una flotabilidad suficiente para poder sacar la boza que acciona el mecanismo de inflado y ser lo más estanca posible. Además de cumplir con estas características en la envoltura se marcará entre otras:

  • El nombre del fabricante.
  • El número de serie.
  • Número de personas autorizadas a llevar.
  • El marcado SOLAS.
  • Fecha de revisión y próxima fecha de revisión.
  • El tipo de paquete de emergencias que contenga.
  • Longitud de la boza.
  • Instrucciones de puesta a flote.

ACCESORIOS Y EQUIPO

La balsa salvavidas estará provista de los siguientes accesorios y equipo que podrá variar en función de si el paquete de emergencia es tipo A para Zona 1, o tipo B para Zonas 2 y 3:

  • Guirnaldas salvavidas alrededor de su exterior e interior.
  • Un boza de longitud mínima de 10 metros.
  • Una lámpara de accionamiento manual en lo alto de la balsa salvavidas, cuya luz será de color blanco que podrá ser continua o de destellos.
  • Un aro flotante con rabiza.
  • Un cuchillo.
  • Un achicador flotante.
  • Dos esponjas.
  • Dos anclas flotantes para que la balsa quede orientada al viento.
  • Dos remos flotantes.
  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Silbato para hacer señales acústicas.
  • Equipo de pirotecnia ( 4 cohetes lanzabengalas, 6 bengalas de mano y 2 señales flamígeras).
  • Una linterna impermeable con pilas y bombillas de repuesto.
  • Un reflector radar.
  • Espejo de señales.
  • Un juego de aparejos de pesca.
  • Raciones de alimentos.
  • Recipientes estancos con 1,5 litros de agua.
  • Medicamentos contra el mareo.
  • Manuales de supervivencia.
  • Ayudas térmicas.
  • Kit de reparación de pinchazos.
  • Bomba de inflado.

PUESTA A FLOTE Y ACCESO 

Cuando el patrón da la orden de abandonar el barco es porque ya no es seguro para la tripulación. Tenemos poco tiempo para preparar la evacuación por lo que mantener la calma y una buena organización facilitarán mucho las cosas.

El dispositivo de puesta a flote en las balsas salvavidas se acciona manualmente por medio de una boza o bien automáticamente a través del dispositivo de puesta a flote por zafra hidrostática. Si decidimos hacerlo de manera manual deberemos asegurarnos que la balsa esté unida al barco por medio de la boza. Lanzaremos el envoltorio rígido por la banda de barlovento y daremos un tirón hasta que se dispare el mecanismo que hinchará la balsa. En la medida de lo posible abandonaremos el barco evitando el contacto directo con el agua. Si no es posible utilizaremos un escala. Si la balsa no está adrizada, una persona subirá al piso de la balsa, agarrará las tiras de adrizamiento y se pondrá encima del cilindro de inflado. Conforme vaya tirando de las tiras la balsa se adrizará en la posición correcta. Si por el contrario se activa de manera automática, cuando la balsa alcance una profundidad no superior a 4 metros se accionará liberando esta. Una vez la tripulación esté a bordo de la balsa, se cortará la boza con un cuchillo y se deberá tomar medicación contra el mareo, incluida en el botiquín de la balsa. El VHF portátil así como la radiobaliza serán vitales para que nos puedan localizar.

La balsa salvavidas
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here