La estrella Polar.

Al contemplar el cielo lejos de un lugar afectado por la contaminación lumínica, como pueda ser en lo alto de una montaña, o un barco en alta mar, podemos observar una inmensa bóveda a la que llamamos bóveda celeste. El Sol, la luna y otros astros como planetas y estrellas inundan el interior de esa bóveda.

Al cerrarse la noche, cientos de miles de estrellas llenan el firmamento. Solo las más luminosas poseen el brillo suficiente para poder ser observadas. Por su intensidad las podemos clasificar de primera magnitud (las más brillantes), hasta sexta magnitud (las más débiles a simple vista).

A lo largo de los siglos, en la navegación, el ser humano se ha orientado agrupando las estrellas en constelaciones. Las estrellas se mueven y se desplazan. Si estamos en un punto fijo, las estrellas van cambiando de posición, excepto una, y esa es la Polar que además es la estrella que nos indica donde está el norte. Realmente la estrella Polar también se desplaza y no está en el mismo norte real; se calcula que coincidirá con el eje polar en 2100.

Esa estrella es muy importante para la orientación nocturna tanto en tierra firme como en navegación por el mar en el hemisferio norte. Lo cierto es, que a efectos de orientación las variaciones son tan a largo plazo, que el navegante, en el hemisferio norte, puede utilizar la estrella Polar para poder orientarse por la noche, para verificar su rumbo y para determinar la latitud en la que se encuentra.

¿Cómo podemos localizar la estrella Polar?. Mirando al Norte desde nuestra latitud, distinguiremos las mismas estrellas en cualquier época del año. Forma parte de la constelación de la Osa Menor. La estrella Polar, en la Osa Menor es la última y la más brillante. A veces podemos confundir la Osa Mayor y la Osa Menor, porque en ambos casos tienen formas parecidas, un carro tirado por estrellas, pero la Osa Mayor es más grande que la Osa Menor y la podemos ver con mayor facilidad. Si prolongamos cinco veces la alineación que forman dos de las estrellas que forman la Osa Mayor, que son Merak y Dubhe, la estrella que veremos, muy brillante, es la Polar que coincide con la última estrella del carro de la Osa Menor.

La estrella Polar recibe su nombre por coincidir con el polo norte, alrededor del cual tenemos la sensación de que gira la bóveda celeste en sentido contrario de las agujas del reloj. Si en lugar de encontrarnos en el hemisferio norte del planeta estamos en el hemisferio sur, nuestra referencia inmediata ya no será la Polar, sino la estrella que nos marca el Polo Sur, y en este caso, buscaremos la constelación Cruz del Sur.

La estrella Polar.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here