La importancia del chaleco salvavidas

Cuando subimos por primera vez a una embarcación, el patrón está en la obligación de realizar un checklist de los elementos de seguridad obligatorios. Entre ellos, el chaleco salvavidas. Como ya sabéis, no llevar el número de chalecos que indica el certificado de navegabilidad del barco implica fuertes sanciones, además de poner en riesgo la seguridad de algún miembro de la tripulación.

Cuando salimos a navegar, en nuestra cabeza, está la idea de salir a disfrutar de nuestra afición con amigos y familia; desconectar de la rutina diaria y porque no, de los problemas cotidianos. En ocasiones, esa excesiva confianza puede jugarnos una mala pasada y lo que se supone que iba a ser un día de disfrutar y pasarlo bien, puede acabar en un susto o una mala experiencia. Un buen patrón debe velar por la seguridad de su tripulación, pues es el máximo responsable.

Todos las personas a bordo deben saber los procedimientos para ponerse y ajustarse un chaleco salvavidas. Así pues, es esencial que la persona que tengan responsabilidades, como es el caso del patrón, puedan demostrar con seguridad en sí mismo los procedimientos para ponerse y ajustarse los chalecos salvavidas. Antes de zarpar y una vez realizados los preparativos, el patrón debe enseñar al resto de la tripulación la ubicación de los chalecos salvavidas así como su correcto uso y mantenimiento. Es cuestión de pocos minutos. ¿Que conseguimos con esto?:

  • Familiarizarnos con el chaleco. En el mercado existen diferentes modelos (hinchables o rígidos, diferente flotabilidad, etc) y no todos se colocan igual.
  • Concienciar a la tripulación de la importancia de su buen uso y los inconvenientes y peligros de una mala colocación.
  • En caso de abandono y como indica la normativa, saber ponernos el chaleco en menos de un minuto.
  • Tener la seguridad de que voy a mantenerme a flote una vez abandone el barco. Los inconvenientes que me puedo encontrar a la hora de saltar y abandonar la embarcación.
  • Ganar tiempo para preparar la evacuación y poder poner a punto el resto de dispositivos de salvamento.
  • No dificultar ni entorpecer el resto de labores del patrón, así como facilitar el resto de acciones, para asegurar un correcto y eficaz abandono.
  • Mantener los chalecos en perfectas condiciones después del uso.

La decisión de abandonar el barco implica una alteración psicológica de la tripulación. El miedo y la ansiedad se apoderan en este tipo de situaciones. Una persona que no sabe colocarse el chaleco en una situación de estrés puede llegar a bloquearse y supone un contratiempo, que complicaría las labores de abandono. No mantener la calma y el desconocimiento del uso de los distintos elementos de seguridad acaban en la mayoría de los casos en tragedia.

En Cenáutica, concienciamos y enseñamos a los alumnos del correcto uso de los diferentes elementos de seguridad en las prácticas de navegación. Sobretodo de la importancia del chaleco salvavidas. En un 90% de los casos los alumnos no saben colocarse el chaleco (lo han visto, saben cual es su función pero nunca se lo han puesto) y ahí es cuando se dan cuenta de lo que implica un mal uso, los peligros a los que se pueden enfrentar y sus consecuencias.

La importancia del chaleco salvavidas
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here