La maleta a bordo

maleta a bordo

¿Dudas sobre qué meter en la maleta antes de ir a navegar? No te preocupes, traemos algunos consejos que te ayudarán a no olvidarte de nada y poder disfrutar del mar sin preocupaciones.

Cuando nos decidimos por pasar unos días a bordo de una embarcación, nos entra, nunca mejor dicho, la mar de dudas sobre qué meter en la maleta para no olvidarnos de nada. Una vez a bordo, resultará complicado conseguir aquello que echemos de menos en nuestra maleta, por lo que es muy importante la planificación.

A continuación os presentamos las claves para preparar un equipaje completo y listo para embarcar:

  • Olvídate de la moda.

Una vez a bordo de un barco, la comodidad es lo primero. La desconexión se convierte en el objetivo clave por lo que la ropa que elijamos debe cumplir con este principio. Nada de tacones ni de corbatas, se trata de un viaje para convivir con la naturaleza en el que lo importante es sentirse a gusto con uno mismo. Por este motivo, olvídate de etiquetas y llena tú maleta de prendas ligeras con las que estés realmente a gusto. Además, te recomendamos añadir al equipaje alguna camiseta de manga larga o jersey fino para las horas nocturnas, ya que una vez alejados de la costa las corrientes son más frías. Viajar en barco ofrece la oportunidad de vivir por unos días en traje de baño y sin maquillaje. La naturalidad es lo primero, así que no debes de preocuparte por peines o lacas que roben la espontaneidad de nuestros peinados.

En lo relativo a las maletas, las menos recomendables son las grandes de techo rígido. Siempre es más útil empaquetar todo en bolsas de lona que se adapten mejor a los espacios de los que disponemos. En función del tipo de barco en el que vayamos a viajar, será importante tener en cuenta los compartimentos y la forma de organizar los espacios en ellos.

  • Lista de la compra

Recomendamos pensar un menú antes de embarcar. De esta forma, podremos conjeturar qué comer cada día y realizar una compra previa para no olvidarnos de nada. Para ello, habrá que determinar qué días comeremos a bordo y cuales fuera del barco para poder elaborar un plan de comidas que contemple las diferentes opciones. Recomendamos comprar algunos snacks como bocadillos o sándwiches que resultarán muy socorridos cuando aparezca el hambre. También será importante considerar en qué tipo de embarcación viajaremos y de qué instalaciones e instrumentos dispondrá esta.

  • Olvídate del Wi-Fi

Hemos venido a navegar. Repítete esta idea y déjate llevar. Aprovecha esta oportunidad para huir de la digitalización que vivimos y disfruta de las pequeñas cosas que puede brindarte la naturaleza. No te preocupes por nada, no necesitarás ni saber qué hora es ya que a bordo de un barco el tiempo es flexible y se mide por las fases del sol: amanecer, atardecer y lo que nos cuente la luna. El teléfono móvil solo estará permitido para capturar los mejores momentos en fotos para recordar.

  • Nuestro amigo, el sol

No todo podían ser despreocupaciones. Agradeceremos mucho los rayos de sol cuando estemos tumbados en la cubierta pero no debemos olvidarnos de la protección de nuestra piel. Es muy importante aplicar generosamente y a menudo  el protector solar ya que, como se suele decir, el sol engaña. Los rayos UV son más poderosos cuando estás rodeado de agua. El SPF, ese gran desconocido, indica el tiempo durante el que el protector solar aumenta la capacidad de defensa natural de la piel. Por lo que, en función de tu tipo de piel, la frecuencia de aplicación del protector será diferente. Tampoco estaría de más meter en la maleta un After Sun por si acabamos quemándonos.

  • El uso del espacio

Dentro de una embarcación es importante organizar eficientemente el espacio para conseguir que todo este ordenado y en su lugar correcto. Habrá que tener en cuenta que una vez en marcha, los baches serán parte de nuestra aventura por lo que habrá que tener especial cuidado con aquellas cosas que puedan volcar o que sean frágiles y corran peligro. Por último, no habrá que olvidar las escotillas de las cabinas, ¡no olvides cerrarlas mientras estés en marcha! ya que podrías encontrarte con la grata sorpresa de tener la cama empapada.

Esperamos que estos consejos te resulten útiles y que disfrutes de tu gran viaje. Y si todavía no has decidido por dónde viajar, pulsa aquí para conocer experiencias inolvidables.

La maleta a bordo
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here