La maniobra de fondeo

Una maniobra, en principio muy sencilla, pero que tiene su técnica que deberíamos seguir para evitar algún que otro susto o contratiempo. Consiste en inmovilizar la embarcación por medio de un ancla clavada al fondo, unida al barco por una línea de cabo y/o cadena para descansar, reparar una avería o esperar la llegada de un tripulante o una mejoría del tiempo.

También podría considerarse como una maniobra auxiliar de otra, para revirarnos y poner proa a una dirección o para atracarnos a un muelle.

No existe un fondeadero resguardado de todos los vientos por lo que un fondeadero socaireado de los vientos del primer cuadrante puede resultar peligroso con vientos de otra dirección que nos obligaría a levar y a abandonarlo lo antes posible. Por eso, una embarcación fondeada está en una situación provisional y precaria, dependiente siempre de las condiciones meteorológicas, hasta el punto que las compañías de seguros estipulan que cuando la embarcación esté fondeada deberá haber siempre un tripulante a bordo, listo para arrancar motores, levar y abandonar el fondeadero en caso necesario. De lo contrario no se hacen cargo de los daños que se produzcan.

Lamentablemente estas recomendaciones no siempre se siguen y son muchas las embarcaciones que se pierden mientras su tripulación contempla impotente desde un chiringuito de la playa como se va contra las piedras.

A la hora de elegir el fondeadero, hay que tener en cuenta la calidad del fondo que viene expresada en las cartas náuticas mediante abreviaturas: un fondo de fango duro, arena fangosa o gruesa son excelentes tenederos, mientras que los de piedra, roca, algas, fango blando o coral son desaconsejables.

En esta maniobra hay que considerar también la sonda y la pendiente del fondo; el espacio necesario para bornear, difícil de encontrar en las atestadas calas durante el verano, y el resguardo del viento y mar reinante así como del tráfico de otras embarcaciones.

En las cartas náuticas los fondeaderos vienen señalados con un ancla pequeña de color magenta, claro que esos fondeaderos son para grandes buques y resultan inapropiados para las embarcaciones de recreo. Los fondeaderos para éstas vienen en las cartas con un ancla de color magenta a la que le falta un brazo. Pero donde realmente vamos a encontrar información detallada sobre los fondeaderos es en los derroteros y en las guías náuticas; publicaciones que no deben faltar en la mesa de cartas de cualquier embarcación.

Este artículo tiene una segunda parte: “La maniobra de fondeo. 2ª parte”

La maniobra de fondeo
Puntúa este Post

3 Comentarios

  1. Todo eso está muy bien, pero el título del articulo es “Maniobra de Fondeo” y aqui no se explica la maniobra, solo como elegir el lugar. No explicais, cuanta cadena hay que filar, dependiendo de la sonda y de la fuerza del viento, como prevenir un enrocamiento con un orinque en fondos de roca, tipos de fondeo en zonas de corriente o cauces, barbasde gato, etc, etc, etc. Muy Pobre.

    • Tienes razón Roberto. El artículo tiene una segunda parte que no habiamos publicado. Ya hemos corregido el texto que contiene el enlace a la segunda parte. Gracias por tu comentario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here