Inicio 2014 215 - 16 octubre La náutica de iniciación a debate en el salón náutico de Barcelona

La náutica de iniciación a debate en el salón náutico de Barcelona

El pasado 16 de octubre, el salón náutico de Barcelona, acogió un debate sobre la iniciación a la náutica titulado “El mar te da la bienvenida” que contaba con reconocidos rostros de la náutica en España como la medallista olímpica Theresa Zabell, Quico Taronjí, protagonista del programa de TVE “Capitán Q” o Alex Pella, navegante y regatista oceánico. La mesa la completaban profesionales del sector y un representante de la Dirección General de la Marina Mercante. Todos ellos compartieron sus experiencias, iniciativas, impresiones y sugerencias para potenciar la náutica de iniciación en España.

Durante el debate, los ponentes y asistentes coincidieron en la mayoría de los argumentos planteados y la situación actual. Asuntos como la necesidad de erradicar la imagen elitista de la náutica, que aún tiene el público en general en España, la necesidad de iniciar a los jóvenes en edad escolar en la navegación y deportes en el agua, como se hace en otros países y como se hace aquí con otros deportes como el esquí, por ejemplo, la urgencia para que la administración pública se involucre en el fomento de la náutica, etc. En definitiva, la necesidad de crear cultura náutica para hacer crecer la afición por las actividades náuticas.

Cierto es que queda mucho por hacer para popularizar la náutica en nuestro país, pero no menos cierto es, como se puso de manifiesto durante el debate, que de poco servirá promocionar la náutica si el sector no está preparado para ofrecer alternativas que faciliten a la gente practicar la navegación sin tener que comprarse un barco o depender de amigos, familiares y conocidos para navegar en sus barcos o “liar a otros” para que se reserven una semana en verano para alquilarlo.

Como expuso el representante de Nauta 360, durante los últimos años hemos acogido eventos mediáticos como la Copa Ámerica o las salidas de la Volvo Ocean Race que de poco han servido para promocionar la navegación ya que el sector no ha sabido aprovecharlos. Si los clubes náuticos no se abren al público, si las ferias y salones náuticos siguen siendo recintos cerrados a los que solo asisten “los que ya están metidos en el mundillo” y en el que hay que pedir permiso para subirse y tocar los barcos, si no hay posibilidades para que el público pruebe “como es eso de navegar”, difícilmente crearemos afición y popularizaremos la náutica en España. Varios miles de españoles obtienen titulaciones náuticas y licencias para deportes náuticos cada año y gran parte de ellos ven frustradas sus expectativas y abandonan su afición en pocos meses simplemente porque el sector no les ofrece suficientes alternativas para seguir navegando. Quizás no falta promoción, quizás lo que falta es “enganchar” o fidelizar a quien ya se está iniciando.

No podemos medir el sector de la náutica de recreo solo por el número de barcos que se venden, ya que la inmensa mayoría de los navegantes no tienen un barco en propiedad, ni quieren tenerlo, por lo menos, la mayoría, no quieren comprar un barco para iniciarse. Si consideramos la iniciación a la náutica como que los navegantes empiecen su afición comprando un barco, lo que haremos es reforzar el famoso tópico de “los dos momentos más felices en la vida del navegante son el día que compra el barco y el día que lo vende.”. Tampoco se debería plantear la formación o la necesidad de obtener una titulación como una barrera de entrada para la náutica, como planteaba el representate de la Dirección General de la Marina Mercante. Mas bien el camino es el contrario, mejorar las titulaciones náuticas para que sean un atractivo y no solo una obligación y se conviertan así en un trampolín de forma que aquellos que se inician en la navegación salgan preparados para navegar en un barco de alquiler o propio y que el sector les ofrezca posibilidades para seguir navegando antes de dar esos pasos.

La iniciación a la náutica y las titulaciones náuticas de recreo

El reciente Real Decreto aprobado que regula las titulaciones náuticas no mejorará la náutica de iniciación ni ayudará a atraer mas afición, ni siquiera nos permitirá atraer extranjeros para que vengan a navegar a España, simplemente facilitará el camino a una pequeña parte de aficionados que no estaban dispuestos a sacar una titulación para comprarse un barco. Sin embargo, dificultará la viabilidad de las escuelas náuticas, que son los agentes que mas nuevos aficionados a la náutica de recreo generan, ya que son los que mas salen a buscar nuevos alumnos cada año mediante campañas en prensa, empresas, internet, televisión, radio, etc… Esto, a la larga, hará que se reduzca el número de aficionados a la náutica con una formación básica.

No les falta razón a los que dicen que lo que se aprende al obtener una titulación náutica es muy mejorable y está lejos de la práctica real, pero de ahí a eliminar la formación, como hace la nueva normativa con las embarcaciones de menor eslora hay un término medio. Querer que se vendan mas barcos de pequeña eslora eliminando la formación para su uso no parece que sea el camino adecuado y puede provocar la situación de alarma vivida hace años por la cantidad de accidentes que se dieron con las motos náuticas, antes de que se regulase la formación necesaria para su uso. Prueba de la importancia de la formación y de que no es una barrera de acceso a la náutica es que en países punteros en náutica de recreo como Francia o Inglaterra los alumnos que se forman cada año en las escuelas de navegación de recreo son cinco veces mas que los que obtienen una titulación náutica en España, y eso que no necesitan una normativa que les obligue a obtener su título.

La parte positiva es que el sector de empresas náuticas es consciente de que algo no se está haciendo bien para popularizar la náutica y debates de este tipo podrían arrojar algo de luz sobre cual es el camino para acercar al público general al mundo de la náutica. Harán falta muchos debates como este y la implicación de la administración y las empresas del sector para luchar por el interés general en lugar del particular de cada uno. Es necesario que alguien recoja el guante para liderar un plan para popularizar la náutica a largo plazo, que cuente con todos los agentes implicados y que por fin desarrolle el potencial de la náutica en España. ¿lo veremos?

Alvaro García de Polavieja – Director adjunto de Cenáutica.

La náutica de iniciación a debate en el salón náutico de Barcelona
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here