Las 5 peores cosas de vivir en un velero.

Aunque parezca algo idílico la idea de vivir en un barco, “no es oro todo lo que reluce”. Un barco implica muchas obligaciones, además de un gasto importante en lo que respecta al mantenimiento del mismo. A los que nos gusta navegar, son más las cosas buenas que nos ofrece que las cosas malas. Aún así vamos a enumerar las 5 peores cosas de vivir en un velero y creo que muchos coincidiréis conmigo.

  1. Un trabajo interminable: Cuando compras un barco por primera vez no te haces a la idea del trabajo que conlleva mantener una embarcación. De hecho, alguna vez habrás escuchado esta frase: «Los dos mejores días de la vida del dueño de un barco son, el día en que lo compras y el día en que lo vendes”. En un principio, no sabes de que te están hablando hasta que te conviertes en propietario. ¿Vender tu barco? ¿Por qué querrías hacer eso alguna vez? Pero ahora, lo sé. Los barcos dan muchísimo trabajo. Son tediosos. Se rompen. Necesitan dedicarles un tiempo interminable, atención y mantenimiento.
  2.    La cocina es pequeña y la nevera también: Sí, la cocina del barco es súper adorable y es de agradecer tener una cocina de propano de dos fuegos. Es difícil cocinar en un espacio tan pequeño, y cuando navegamos o estamos fondeados, la cocina se balancea y se balancea, y tengo que usar abrazaderas para evitar que todo se caiga sobre los suelos de teca. Tampoco tenemos suficiente espacio en la nevera … sí. Esto significa que guardamos todas nuestras cosas que requieren de frío para su conservación en un frigorífico pequeño. De verdad que aprendí, que la mayoría de la comida puede permanecer fuera por un tiempo y aún así ser consumida, contrariamente a la creencia de la mayoría. Así que “lo que no mata, engorda”.
  3. Falta de espacio: El tamaño medio de una embarcación de recreo suele estar alrededor de 12 metros, pero eso no significa que haya mucho espacio de almacenamiento en él. La mayoría de los compartimentos están llenos de herramientas de varios tipos, chalecos, botiquín, dispositivos de emergencias, el resto de armarios para comida, ollas y sartenes, y Dios sabe qué más. Esto significa que tengo un casillero pequeño encima de la cama para una cantidad selecta de ropa, y el resto está metido en mi bolsa. Sí, mi bolsa es mi miserable armario mientras viva en el barco. Mi ropa de vestir está metida en una bolsa, la ropa de sport en otra y los zapatos en grandes bolsas. Otra cosa a tener en cuenta sobre vivir en un espacio realmente pequeño es llevarte bien con tu pareja. En espacios reducidos, cuando llevamos varios días los roces están asegurados.
  4. Vivir en un velero siempre incluye un inodoro de bombeo: Al igual que con la cocina, es de agradecer tener un inodoro en el barco. Cuando vives en un velero, mientras estás atracado en un puerto deportivo puedes hacer uso de los vestuarios, lo más parecido a una casa. Por el contrario cuando estas navegando todo cambia. La taza del WC se adhiere a un pequeño orificio en el suelo, y el constante movimiento del barco, te obliga en muchas ocasiones a utilizar las manos para apoyarte y así mantener el equilibrio. Al final ir la baño se convierte en todo una prueba de equilibrio. Ojo con olvidar abrir el grifo de fondo…, es entonces cuando lo peor está por llegar.
  5. Mareo: Si eres propenso al mareo, vivir en un barco probablemente no sea una gran idea. Cuando estamos atracados en el puerto deportivo, el barco realmente no se mueve, a excepción. Afortunadamente, uno se acostumbra. Lo peor es cuando estás en alta mar. Las pequeñas olas se van convirtiendo en olas cada vez más grandes, al principio cuando capeas las olas disfrutas del movimiento, pero una vez das la vuelta y ves como nos golpean por la popa o desde el costado, una y otra vez., en tu estómago se va formando un nudo y tienes que concentrarte en respirar y mirar el horizonte. Hasta los marineros más experimentados se marean, y uno busca la forma de reducir las náuseas cuando estás en alta mar. Si tienes algún consejo, ¡lo agradecería!.

Conclusión: no creo que vivir en un velero sea apto para todo el mundo, pero te puedes enfrentar a todos esos inconvenientes. Para mí, lo bueno es mejor que lo malo. Me encanta la idea de poder mover mi casa para explorar otros puertos y lugares. El concepto de libertad.

¿Crees que podrías vivir en un velero? Y si ya vives en uno, ¿cuáles son las situaciones más difíciles a las que te has enfrentado?.

Las 5 peores cosas de vivir en un velero.
3.7 (73.33%) 6 votes

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here