Consejos básicos para navegar con los más pequeños

Para los navegantes que tienen niños a su cargo y deciden llevarlos a bordo por primera vez existen algunos consejos útiles que conviene seguir para evitar incidentes y sustos con los pequeños grumetes.

Enseñar y acostumbrar a navegar a los niños desde pequeños es una fantástica experiencia. En las librerías náuticas podemos encontrar historias de familias que deciden dar la vuelta al mundo navegando con niños. Esta experiencia puede suponer un verdadero aprendizaje para un niño en su conocimiento de la naturaleza, el mar y en conocer otros lugares y culturas. En los países europeos donde la náutica de recreo es más popular, navegar es un modo de viajar o estilo de vida relativamente común para las familias.

Procure hacerle participe de la navegación en tareas que pueda realizar con seguridad y acorde a la edad del niño. Enséñele algo sobre navegación, cartas, velas, meteorología, electrónica… Ellos aprenderán cosas nuevas mientras se divierten y quizás, despertando su pasión por navegar, gane un compañero de travesías para toda la vida.

Llevar niños a bordo requiere instruir a nuestros pequeños tripulantes en unas normas muy claras de seguridad. Además convendrá planificar nuestras travesías en función de la experiencia a bordo del niño y de su edad y de sus posibilidades para permanecer en el reducido espacio que es un barco durante el tiempo de navegación.

Algunos de los consejos básicos que deben tenerse en cuenta son:

– El niño no debe salir a cubierta nunca sin la supervisión de un adulto.
– En caso de mal tiempo deberá permanecer siempre en el interior del barco o en la bañera en pequeñas embarcaciones.
– Mientras estén en cubierta siempre deberán llevar un chaleco adaptado a su peso y talla y un arnés fijado en un punto sólido.
– Llevar siempre gorra y usar protector solar con un filtro adecuado. No es aconsejable que los niños tomen el sol todo el día durante una navegación de varias horas, es preferible que vistan una ligera camiseta que les protegerá de la excesiva exposición al sol.
– Utilizar un calzado adecuado para caminar en cubierta y que también pueda servir para bajar a tierra con la neumática.
– Comer regularmente aperitivos y comidas ligeras para prevenir el mareo.

En las navegaciones de varias horas es conveniente ir preparado con actividades para realizar a bordo: lectura de libros, cuadernos o pasatiempos, películas, manualidades: dibujar, juegos…

A partir de cierta edad no es mala idea que los niños sepan utilizar la radio a bordo para, en caso de emergencia, poder pedir ayuda. Aunque no tenga edad para obtener una titulación náutica, puede apuntarle a una escuela náutica a realizar unas prácticas de radiocomunicaciones durante dos horas.

Consejos básicos para navegar con los más pequeños
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here