El norte magnético se desplaza más rápido. ¿Qué significa?

Que el norte magnético se desplace más rápido podría afectar a la navegación

El norte magnético de la Tierra se está desplazando, según los científicos, mucho más rápido de lo que nos tiene acostumbrados.

Según los últimos estudios, el norte magnético apuntará más al este del norte verdadero, por lo que la declinación magnética se está viendo alterada con respecto a los cálculos que ya se tenían previstos.

Durante los últimos 50 años, el norte magnético se ha movido un promedio de 25/30 millas aproximadamente por año (en 2018 el norte magnético se alineó por ejemplo en Alicante con el norte verdadero, es decir, coincidió brevemente con el meridiano de Greenwich).

El norte magnético ha ido desplazándose los últimos tres siglos por la misma zona de Canadá , pero desde 1980 este incremento pasó de 6 millas aproximadamente por año a 30 millas.

Aunque en los últimos ha disminuido esa velocidad, se espera que para el 2040 todos los compases apunten al este del norte verdadero (pasará del norte de Canadá al norte de Rusia).

Pero, ¿qué significa esto?

La navegación, tal y como la conocemos, no sería posible sin el norte magnético. El campo magnético que rodea la Tierra nos protege de la radiación solar, y de no existir acabaría con la vida en nuestro planeta en un abrir y cerrar de ojos.

Este campo magnético no es estático, al igual que los polos de la Tierra. El hierro (Fe) y el níquel (Ni) que existe en el núcleo externo de la Tierra (a unas 1.800 millas por debajo de la superficie terrestre) hace que sea posible el campo magnético de la misma.

El campo magnético está anclado por los polos que se desplazan e incluso llegan a revertirse cada millón de años aproximadamente y dependiendo de lo que pase en el núcleo de la Tierra, este campo aumenta o disminuye.

Los cambios, tanto aleatorios como periódicos, del metal líquido en el núcleo son los que causan cambios en el comportamiento del campo magnético.

Y, todo hace indicar que estamos viviendo uno de esos cambios, y en esta ocasión estas turbulencias están dificultando las predicciones de cómo va a afectar o cómo se va a desplazar el norte magnético en los próximos años.

Existe un modelo que permite navegar

En 1831, los científicos descubrieron la existencia de los polos magnéticos. Desde entonces, el polo norte magnético se ha desplazado unas 1.400 millas aproximadamente, no siendo así el sur magnético.

Por eso, cada cinco años, las distintas administraciones meteorológicas e institutos hidrográficos actualizan el modelo magnético mundial.

El WMM (World Magnetic Model) permite que cualquier dispositivo de navegación calcule el campo magnético en cualquier parte del mundo durante los siguientes cinco años a su publicación.

La última actualización fue en 2015 y se programó otra para 2020, pero los últimos cambios han provocado que estos cálculos sean inexactos.

Es más, algunos países se han puesto en alerta ante estos cambios y el WMM tuvo que actualizar en febrero de este año los cálculos ya realizados.

¿Realmente debemos preocuparnos?

Según comentan los científicos, estos cambios no nos afectarán tanto como podríamos pensar.

Los dispositivos electrónicos y los compases funcionarán como siempre y este hecho solo afectará a los sistemas de Defensa de los distintos países y a las compañías de perforación que sí utilizan sistemas muy precisos de navegación.

Una posible inversión de los polos lleva tanto tiempo que la última vez que se produjo fue hace 780.000 años y tardó en completarse unos 22.000 años, por lo que no debemos alertarnos.

 

Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here