P.N.B ó “Titulín”. No es lo mismo.

Muchos de los aficionados a la náutica que se inician en la navegación de recreo y quieren obtener su primer título suelen confundir el Patrón de Navegación Básica con la Autorización federativa, mas conocida como “Titulín”. Se trata de dos certificaciones diferentes con atribuciones similares pero no iguales.

El titulo de Patrón de Navegación Básica expedido por el Ministerio de Fomento o por la Comunidad Autónoma con competencias en la materia, faculta para el gobierno de embarcaciones de hasta seis metros de eslora si son de motor u ocho si son de vela, sin limite en la potencia del motor, tanto para navegaciones diurnas como nocturnas hasta cuatro millas de un puerto o refugio.

Para obtener este título hay que aprobar el examen teórico y realizar cuatro horas de prácticas de seguridad y navegación en una escuela homologada y cuatro horas de prácticas de vela si deseamos que el título también sea válido para veleros.

En cambio, la Autorización federativa que expiden las federaciones de motonáutica o de vela, facultan para el gobierno de embarcaciones de motor o de vela de hasta seis metros de eslora, con una potencia máxima de 40 KW, solo para navegación diurna y para la zona en que le autorice la Autoridad de Marina que siempre será inferior a la del Patrón de Navegación Básica.

Para obtener estas autorizaciones, hay que aprobar un examen teórico y realizar tres horas de prácticas.

Las diferencias entre ambas radican en la limitación de la potencia del motor, en el ámbito de navegación más reducido, en la prohibición de navegar de noche y en las renovaciones que son más costosas, para las autorizaciones federativas.

En cuanto al examen teórico de una u otra opción, son similares con el mismo grado de dificultad.

P.N.B ó “Titulín”. No es lo mismo.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here