Recalar en puerto.

Navegar nos ofrece la posibilidad de viajar y pernoctar en diferentes lugares, ya sea fondeando en playas o calas, o por el contrario atracando en puerto. Fondear es una práctica muy económica que nos permite pasar una o varias noches en un lugar sin tener que pasar por caja, no así en puerto. Cuando llegamos con nuestro barco a un puerto que no conocemos, debemos seguir una serie de pasos para que resulte todo más fácil y rápido.

En primer lugar debemos tener a mano un portulano o derrotero del puerto en donde tengamos pensado atracar. Cuando recalamos a puerto de noche muchas veces nos preguntamos ¿donde está la maldita luz verde de entrada?. Es muy importante saber la dirección que debemos tomar, peligros a tener en cuenta a la hora de recalar, saber que servicios ofrece, página web y teléfonos de información.

Por el CH9 del VHF o por el teléfono nos podemos poner en contacto con la marina o club de regatas para anunciar nuestras intenciones. Si llamamos por teléfono estaremos condicionados por el horario al público, pero si usamos el VHF siempre tendremos un marinero de guardia que pueda atender a nuestra solicitud. Tened en cuenta el horario de llegada, sobre todo si queremos amarre. Fuera del horario las únicas opciones de hacer noche serán el muelle de espera, la gasolinera o abarloados a algún barco siempre y cuando nos autoricen a ello. Cabe destacar que en época estival los clubs deportivos y las marinas están saturadas debido a la mayor afluencia de visitantes que en esas fechas, como es lógico, aprovechan el buen tiempo para navegar y visitar diferentes lugares.

Otro factor a tener en cuenta son las condiciones meteorológicas a la hora de recalar en puerto. Con buen tiempo todo es mucho más fácil. Pero si hace mucho viento tenemos que extremar precauciones:

  • Colocar defensas en ambos costados. Dejaremos una o dos defensas a mano para proteger aquellas partes que puedan ser vulnerables.
  • El bichero deberá estar al alcance de la mano para poder separarnos de otros barcos o acercar la embarcación, haciendo uso del gancho sobre una cornamusa del pantalán.
  • Tener preparados los cabos de amarre, principalmente los largos de proa y popa. También algún cabo de emergencias para lanzarlo a un marinero de tierra que nos facilitará las maniobras de atraque.
  • Es importante dejar la cubierta despejada para evitar accidentes durante la maniobra de atraque. Una coca u objeto en medio nos puede hacer tropezar en el momento más decisivo de la maniobra, sobre todo de noche.
  • La tripulación tiene que tener claro cual es su función en la maniobra de atraque. Estar preparado por si hay que saltar al pantalán para enseguida encapillar una gaza, saber que amarras van primero, etc…
  • Si hace mucho viento, lo que dificultará la maniobra, lo mejor es atracar proa al viento. De esta manera el viento nos frenará al aproximarnos al atraque.
  • Usar guantes si vamos a amarrar a un muerto, pues la guía del cabo al estar sumergida se forma caracolillo y si no protegemos las manos al tirar de ella nos podemos cortar.

La documentación también tiene que estar lista. Una vez atracado el barco y después de acomodarnos, tenemos que presentar la documentación en las oficinas de la marina o club deportivo. ¿Qué documentos debemos presentar?:

  • Certificado de navegabilidad y registro marítimo español.
  • Seguro del barco, donde aparezca el número de póliza, matrícula del barco y tomador del seguro.
  • Documentación de los tripulantes (DNI o pasaporte).
  • Título del patrón.
  • Nos darán una hoja de entrada donde rellenaremos todos estos datos.

Recalar en puerto requiere tomar una serie de medidas para hacerlo de forma segura y correcta. Avise con tiempo si quiere reservar atraque y así evitar sorpresas. En verano es complicado encontrar amarre en los puertos, otra historia es que por causa de un temporal o avería nos veamos obligados a buscar refugio sin haber dado aviso previo.

Recalar en puerto.
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here