Riesgos de la navegación en aguas someras

La Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) ha publicado las recomendaciones sobre seguridad basadas en los resultados generales de las investigaciones de seguridad marítima realizadas recientemente.

¿Sabías que, las tres principales causas de accidente marítimo, son los embarques de agua, los vuelcos o las embarrancadas de embarcaciones en aguas poco profundas?

Así lo ha estimado la CIAIM, conformando las ya mencionadas, un 10% del total de los 289 accidentes investigados. De esos 29, fueron 25 los buques y/o embarcaciones los que naufragaron y, 21 personas, las que fallecieron o desaparecieron.

Fueron, en su mayoría, embarcaciones con esloras inferiores a 14 m, matriculadas en la lista 3ª. Asimismo, la mayor parte de los accidentes y naufragios, fueron consecuencia de una mar de fondo incidiendo sobre zonas poco profundas con alturas significativas, de olas comprendidas entre 2 y 4 m y, periodos superiores a 8 segundos.

Fenómenos asociados a la navegación en aguas someras

La capacidad de respuesta de la embarcación que, en ocasiones, deriva en su ingobernabilidad puede estar causada por:

  • Squat o sobrecalado. Al variar la presión hidrodinámica, fruto de la reducción de paso del fluido, aumenta la resistencia al avance y, consigo, el calado del buque. El resultado es la ralentización de respuesta del mismo, además de las vibraciones originadas por las turbulencias.
  • La reflexión de oleaje, por fondo o cercano a la costa, da lugar a oleajes cruzados.
  • La refracción de oleaje, relacionada con el ángulo formado a partir de los veriles de profundidad, modifica gradualmente la dirección de propagación, alineándose con las isobatas. De esta manera, las alturas y pendientes de las olas, aumentan en los bajos y salientes de la costa y, disminuyen en los entrantes, bahías y radas costeras.
  • El asomeramiento. Con la variación de la altura y longitud de onda del oleaje en zonas de poca profundidad, se reduce ligeramente su pendiente. Al contrario que en profundidades intermedias que, aumentan bruscamente en la zona de aguas someras.
  • Las rompientes, causadas por la disminución de velocidad de avance de las olas e incremento de su pendiente.
  • El Efecto Doppler tiene lugar por la interacción del oleaje con las corrientes marinas. Debido a esto, la longitud de onda se ve reducida si la dirección de propagación de las corrientes y el frente de ondas son opuestas. Viceversa en caso de ser similares. La variación de longitud de onda se traduce en un aumento o disminución de la pendiente de las olas y, es particularmente adverso en zonas de poca profundidad con niveles altos de marea.
  • La formación de corrientes de cierta intensidad, asociadas a la rotura del oleaje y, en su caso, a la presencia de corrientes de marea, tornan la navegación peligrosa.

 Consejos para disminuir el riesgo

  • Consultar la información meteorológica así como marítima antes de salir a faenar, haciendo especial hincapié en el diagnóstico y pronóstico del estado de la mar, a través de cualquier medio de información posible.
  • Consultar las tablas de mareas. Dado que las mareas pueden disminuir de manera importante la profundidad y potenciar el asomeramiento del oleaje en bajamar. No hay que fiarse de las apariencias.
  • Afrontar el oleaje por las amuras, es decir, las partes a los costados de la embarcación que comienzan a estrecharse para formar la proa, adaptando la velocidad de navegación a las condiciones existentes.
  • Cuidar especialmente la estabilidad de la embarcación, procurando que no se vea afectada durante la maniobra de cobrado pues, una ola más alta de lo normal podría inclinar demasiado la embarcación, ocasionando el embarque de agua y, llegando incluso, a volcarla.
  • Correcta distribución de la carga. De nuevo, con el fin de conseguir la mayor estabilidad, la estiba de la embarcación deberá estar repartida equitativamente, para evitar corrimientos, preferiblemente en bodegas o compartimentos. En caso de llevarla en cubierta, no deberá inutilizar las portas de desagüe ni el desplazamiento de la carga.
  • Las escotillas y compuertas de acceso a los compartimentos internos de la embarcación, deberán permanecer cerradas.
  • No fondear en zonas próximas a la costa ni en zonas poco profundas, en caso de existir oleaje de fondo.
  • No orientar la embarcación con el oleaje incidiendo de través o de popa.

Medios de información meteorológica y marítima

Pronósticos marítimos costeros:

Se difunden de manera periódica y regular a través de radio por los 19 Centros de Coordinación de Salvamento Marítimo de SASEMAR según los horarios y canales publicados en la Guía de Meteorología Marítima:

http://www.aemet.es/es/documentos/es/conocermas/maritima/guia_maritima.pdf

O, permanentemente publicados, en Internet:

http://www.aemet.es/es/eltiempo/prediccion/maritima

Pronóstico de playas:

Las condiciones meteorológicas y marítimas de playas peninsulares e insulares pueden consultarse en:

http://www.aemet.es/es/eltiempo/prediccion/playas

Estado de la mar observado y previsto

Los datos sobre el oleaje, tanto en tiempo real como históricos, así como de las corrientes registrados por las boyas de medición y los pronósticos hasta un plazo de 72 horas pueden consultarse en:

http://www.puertos.es/es-es/oceanografia/Paginas/portus.aspx

Riesgos de la navegación en aguas someras
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here