Inicio 2012 128 - 23 enero Se acerca el buen tiempo. Puesta a punto de la embarcación

Se acerca el buen tiempo. Puesta a punto de la embarcación

Lo primero que hay que tener en cuenta es si nos toca pasar la inspección; la ITB. Si el barco es menor de 6 metros de eslora no tiene que pasarla; si es mayor, debe pasarla cada cinco años salvo que sea mayor de 15 metros o el casco sea de madera, en cuyo caso, debe pasar un reconocimiento intermedio en seco, al 2º o 3º año, tras la última inspección.

Después habrá que comprobar si toca revisar los extintores, lo cual estará indicado en la tarjeta unida al mismo, la caducidad de las señales pirotécnicas, y la bombona de la bocina de niebla.

Si el barco lleva balsa salvavidas habrá que enviarla a revisar por una estación autorizada cuando corresponda, lo mismo si lleva radiobaliza, comprobando el dispositivo automático de liberación y la caducidad de su batería.

Hay que hacer mención aparte de la varada que, aunque no sea obligatoria, si resulta muy conveniente. Con el barco en seco y una vez limpio el casco de algas y adherencias se debe comprobar que no hay signos de osmosis; así como el huelgo del eje o de los ejes del motor y de la mecha del timón; inspeccionar todos los grifos de fondo, procediendo a reemplazar los que tengan signos de corrosión así como sus manguitos y abrazaderas.

No es mala costumbre, revisar la cadena del ancla cada cierto tiempo, aprovechando la varada.

Una vez pintada la obra viva con pintura anti inscrustante, se reemplazan los ánodos de zinc de la obra viva, antes de botar de nuevo la embarcación.

Y por último, el motor: se debe proceder al cambio filtros y de aceite del motor y de la reductora, al apriete de la correa del alternador y de la bomba de refrigeración, sustituyendo el impulsor de la bomba por uno nuevo.

Cada cierto tiempo es conveniente limpiar la sentina para evitar malos olores; orear las colchonetas, y vaciar y limpiar los depósitos de combustible.

Si el barco es un velero, se debe comprobar la tensión de la jarcia firme sin olvidar los cadenotes y enviar las velas al velero para repasarlas si lo necesitan.

Después de estas tareas, de unos retoques de pintura y de una limpieza general, la embarcación quedará en perfectas condiciones para la temporada.

Se acerca el buen tiempo. Puesta a punto de la embarcación
Puntúa este Post

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here