Siempre hay una primera vez.

El pasado 24 de enero de 2009, durante la celebración del acto de entrega de insignias a los alumnos de la escuela que obtuvieron recientemente su título, contamos con la presencia del Jorge García Ruiz, alumno de Cenáutica que ostenta el record de obtener el PER, Patrón de Yate y Capitán de Yate en el menor plazo de tiempo. A petición de muchos de los asistentes al acto, publicamos aquí sus palabras:

– Siempre hay una primera vez. ¿Os acordais de la primera vez que subisteis a un velero? A mi me impresionó la cantidad de cuerdas que hay: cuerdas gordas, finas, está la roja, la blanca y aquella que cuelga? ¡Un montón de cuerdas!

Entonces vienes a Cenáutica, te gastas un dineral y un año de estudio para aprender que no son cuerdas, sino amarras, cabos, escotas. Apruebas los exámenes y te haces Capitán, y lo típico, te compras un barco. Si el barco es nuevo pasas una semana regándolo con agua dulce, por lo del salitre, a ver si de paso te crece la eslora un par de pies, si es de segunda mano te ahorras el trámite de la manguera.

Ahora necesitas una tripulación, y contratas a lo mejor que hay por los alrededores, o sea, a tu mujer y algún amigo inconsciente, y claro, tu primera orden como capitán es algo así como: -cariño suelta la cuerda gorda del hierro ese que esta en el muelle. ¡Qué lástima!, tanto dinero y esfuerzo para que después no te entienda nadie. ¡Estoy por reclamar la devolución!

El vocabulario náutico es muy romántico, pero poco útil. Deberíamos retocarlo. ¿alguien sabe por qué se llama obra viva? ¡Pero si está debajo del agua, se ahogó! ¿y la línea de crujía? Que yo sepa, la crujida te la mete el que te vende el barco.

Cuando eres tripulante ocasional, haces lo que te manda el patrón sin rechistar; tu vida es fácil, eres invisible, nadie te ve, salvo el capitán que reza para que no la cagues. En cambio cuando eres Capitán te mira todo el mundo, tu tripulación, los vecinos de amarre, los de enfrente. Todo el mundo pendiente de ver la que lías. La primera vez que mandas eres el centro de atención, sueltas amarras y das gas con decisión, ¡que se queden con un palmo de narices! y entonces es cuando escuchas los gritos: ¡la hostia, no he quitado el cable de la luz! Todos hemos tenido un primer día.

Juan Carlos, director de nuestra escuela me pidió que os contase mi experiencia de sacar los títulos de P.E.R, Patrón de Yate y Capitán de Yate en un mismo año y a la primera. Yo agradezco la deferencia, pero la verdad es que no tengo conciencia de haber hecho algo extraordinario, únicamente he tenido algo de tiempo libre y mucha suerte en los exámenes.

En los tres cursos he tenido como compañeros a gente espléndida, muy preparada, ingenieros, arquitectos, médicos… y sinceramente, no creo que esto sea comparable a la dificultad de una carrera universitaria. Igual cuando vaya a la universidad cambio de opinión pero, en serio, es fácil, únicamente necesitas algo de dedicación.

De todas formas, hay que valorarlo en su justa medida, lo que obtenemos es una autorización administrativa para conducir vehículos que floten, ni más ni menos, eso no autoriza a operar a corazón abierto, ni a salvar el mundo. Y además, aunque lo diga el título no me considero Capitán, quizás cuando atraviese el Atlántico sea realmente un Capitán, de momento, a seguir aprendiendo, porque la mar cada día nos enseña algo nuevo, a mi me ha enseñado humildad y prudencia, el mar tiene algo mágico, iguala a todas las personas, allí no importa lo que tengas, ni como te llames, allí todos somos muy pequeñitos.

En cuanto a los cursos, tengo que decir que es mas fácil hacerlos de un tirón, así no hay tiempo para que se te olviden los temas, pero sinceramente no puedo aconsejaros que hagáis lo mismo. Estoy seguro de que si los hubiese hecho con mas calma habría disfrutado mas, porque al final del curso de Capitán llegué cansado. Quiero dar las gracias a Gerardo, mi profesor, tanto en patrón de yate como en capitán de yate, gracias a él y a su magnífico manual de navegación pude aprobar. He revisado otros manuales y no he conseguido enterarme de nada, en cambio el suyo está elaborado especialmente para aprobar el examen, que a fin de cuentas es de lo que se trata.

También quiero agradecer a Juan Carlos, a su familia y a todo el equipo de Cenautica por el trato, la atención y el trabajo desarrollado. Si hay alguien que critica su labor es sencillamente porque no conoce otras escuelas, aquí me he encontrado muy a gusto.

Y finalmente, gracias también a los compañeros y compañeras, ha sido un año apasionante y me voy con un puñado de nuevos amigos.

A todos os deseo buena mar y mejores vientos.

Siempre hay una primera vez.
Puntúa este Post

2 Comentarios

  1. El relato sobre su experiencia personal me ha parecido muy acertado y probablemente coincida con la opinión -generalizada- de todo el que pasa por la misma experiencia. Me ha gustado mucho e interesado conocer su opinión. Un saludo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here