“The Mast Walk”. Un paseo por el mástil

En Marzo del 2012 publicábamos el artículo “Un paseo por la orza” en el que relatábamos la proeza del navegante británico Alex Thomson subiéndose a la orza de su yate HUGO BOSS de 60 pies en plena navegación. Pues bien, dos años después ha vuelto a las andadas y esta vez lo ha llamado “The Mast Walk”.

Hace ya tiempo que Alex Thomson se ha impuesto como uno de los mas audaces en el deporte de la vela. El vídeo que ha hecho de su reclamo publicitario nos muestra como el temerario patrón mantiene el equilibrio en el mástil de su barco de 60 pies – a una altura de un edificio de 10 pisos – y va subiendo por el mástil mientras el barco mantiene un rumbo fijo. Cuando el yate este escorado 60 grados, Thomson trepará hasta el final del mástil y una vez allí se tirará de cabeza al mar. Eso si, todo lo hará enfundado en un traje de HUGO BOSS resistente al agua.

Este patrón británico de 39 años, que siempre tiene ganas de probar cosas nuevas en su yate, ha estado ensayando su ultimo truco con varios meses de antelación.

La labor crucial en esta proeza, la cual fue rodada en aguas españolas de la bahía de Cádiz, fue la del coordinador Andy Bennet. “Existen muchos detalles que podrían salir mal. El mástil es muy largo y el fuerte viento golpea a la embarcación desde todas direcciones. Cada vez que el mástil se mueve, Alex podría perder el equilibrio y caer a cubierta”.

En caso de que sucediera algo, un equipo médico estaba en las cercanías en todo momento así como también un equipo de buzos que navegaban junto a la embarcación por si fuera necesario entrar en acción.

Ross Daniel fue el patrón encargado de maniobrar la embarcación. Su trabajo, tratar que la embarcación navegara con la escora deseada para que su compañero Alex tuviera las máximas posibilidades de llegar a lo más alto del mástil. “Si el viento rola, el barco puede que empiece a balancearse sin control y el mástil no dejará de moverse de arriba a abajo bruscamente. Si Alex no es capaz de sujetarse, lo mejor que puede hacer es saltar al agua”.

Una vez llegados a puerto sanos y salvos, comentaba Thomson, “Hemos estado planeando este truco publicitario mucho tiempo. Existen muchos peligros a los que me he expuesto. El viento me podría haber jugado una mala pasada y podría haber caído a cubierta desde lo alto de mástil o también podría haber caído mal al agua y haberme hecho daño. Todos estos factores los hemos tenido que considerar y ensayar con mucha antelación”.

Afortunadamente y a pesar del miedo a las alturas que Alex tiene, han sido capaces de sacarlo adelante. “Tal y como ha salido, la verdad es que el truco ha sido mucho mas peligroso de lo que pensaba”. Después de todo, comenta tambiénThomson, es la cosa más estúpida que he hecho en mi vida.

Mientras tanto, el intrépido navegante sigue cosechando grandes éxitos en regatas de vuelta al mundo. El año pasado por ejemplo, participó en la famosa regata Vendée Globe terminando tercero y de paso estableciendo un nuevo récord británico.

“The Mast Walk”. Un paseo por el mástil
Puntúa este Post

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here