¡Vía de agua!

Nos puede ocurrir cualquier día y siempre en el momento más inesperado. Por ello es necesario tener las ideas claras y saber cómo actuar. La bomba de achique debe ser probada con regularidad y las válvulas de fondo engrasadas para que giren con facilidad.

Todos los barcos están amenazados por el mismo peligro con independencia de su eslora o sus prestaciones. Y no se tiene que romper nada para que esto ocurra. En muchas ocasiones el barco empieza a embarcar agua por un despiste, al dejar abierto una aireación o un tambucho cuando navegamos con mucha escora o con un estado de la mar duro. Pero no sólo se trata del volumen de agua que embarquemos, el cual empezará a preocuparnos cuando veamos que ésta se “pasea” por el interior y las cosas que estaban rodando por el barco empiezan a flotar. Se trata también de saber en donde cae esta agua.

Una escotilla entreabierta a proa para llevar bien ventilado el baño, a poco que suba la mar los rociones se cuelan al interior acumulándose en el suelo del baño. No pasa nada y los sacaremos fácilmente con la bomba de la ducha. Pero si algo de agua cayera en la zona de los instrumentos de navegación el problema podría ser mucho más serio.

Los barcos modernos tienen un casco muy plano y a poco agua que embarquen ésta aparece de forma alarmante por encima del suelo, ya que las sentinas apenas tienen volumen. Las peores situaciones suelen provocarse tras una colisión contra algo flotando entre dos aguas o contra un bajo fondo. En estos casos se puede provocar una auténtica vía de agua que sonará como un torrente indicando la extrema gravedad de la situación y con la que debemos actuar con toda celeridad y la cabeza bien fría. En muchos casos, el barco puede hundirse en sólo unos minutos, pero en muchos otro,s se puede trabajar en una solución de emergencia para mantener el barco a flote y poder alcanzar el puerto más próximo.

Prevención:

1.- Cierre tambuchos y escotillas en cuanto se levante mala mar o suba el viento. Si el tiempo es muy malo, conviene bloquear el cierre de los cofres de popa para evitar aperturas indeseadas.

2.- Las válvulas que no se utilicen deben permanecer cerradas. Además debemos abrirlas y cerrarlas con cierta regularidad para que se muevan mejor y comprobar que no están bloqueadas.

3.- Revise todos los tubos que salen de las válvulas de fondo. Son muchos y todos tienen que estar en perfecto estado. Cada baño tendrá la entrada y salida de agua del retrete y del lavabo y la salida de la ducha. En la cocina también está la salida del fregadero y a veces una entrada de agua salada. En el motor tendremos la entrada y salida de la refrigeración del motor y las de refrigeración del prensa estopas.

4.- Al lado de cada válvula debe dejar siempre atado un espiche de madera del diámetro apropiado a este pasacascos. De esta manera siempre estará a mano.

5.- La sentina debe estar siempre seca. Cuando la bomba ya no saque más agua es el momento de utilizar una bayeta y retirar todo el agua que quede. Esta es la forma de vigilar si hay alguna ligera entrada susceptible de aumentar en un futuro.

6.- Los objetos deben estar amarrados. Esta claro que una batería no flota, pero si los pertrechos de madera.

7.- Lleve a mano alguna pasta para taponar que pudiera resolver un pequeño problema de filtraciones.

8.- Conviene mirar en presa estopas de las bocinas de la limera y del eje del motor una o dos veces al año, y si fuera necesario engrasarlas. No lo deje para la próxima semana.

Ante esta emergencia, lo primero es probar el sabor del agua ya que si esta no es salada el asunto no es vital ya que será una fuga del depósito de agua dulce del barco, aunque también puede proceder del agua de lluvia que cale por algún sitio de la cubierta o ser simple condensación en el interior.

Cuando detectamos agua en el interior del barco hay que buscar por donde entra para taponar la entrada, porque una vez que la entrada se encuentre por debajo del nivel de agua inundada, su localización será mucho más complicada.

El agua puede venir de debajo de la línea de flotación, en el casco, desde diversos puntos como lo son un mal ajuste de la mecha del timón, del prensa estopas del eje de la hélice, de una de las múltiples válvulas de fondo, de los pasa cascos de la corredera o de la sonda o, debido a los rociones y olas que salpiquen agua sobre la cubierta que a su vez entre en el interior del barco por alguna aireación, mal ajuste de una escotilla, algún portillo con el sellado estropeado, o simplemente por la escala que nos lleva al interior del barco. Tenga presente que con el motor del barco en marcha el prensa estopas del eje de la hélice puede dejar pasar de forma continuada algunas gotas de agua al interior pero con el motor parado la estanqueidad debe ser total.

En cuanto detectemos una fuga debemos poner el motor en marcha para asegurar la carga de baterías ya que las bombas eléctricas instaladas en las sentinas suelen consumir muchos amperios. En caso de apuros o situaciones graves, disponer del máximo de energía eléctrica puede marcar la diferencia entre el susto o el desastre. Podremos también desviar el circuito de aspiración del agua de refrigeración del motor para que en vez de tomarla del mar la aspire del interior del barco. Para ello se cierra la llave de paso de entrada y de desconecta el tubo que viene de la entrada de la bomba de refrigeración, sumergiéndolo en la sentina con lo que conseguiremos achicar de 20 a 80 litros por minuto.

Las vía de agua en el casco debido a un golpe deben ser evaluadas y actuaremos dependiendo del tamaño de esta. Las pequeñas pueden ser obturadas con introducidos a presión con un destornillador. Una vez detenida la vía podemos taparla con una pasta de tipo epoxi que polimerice incluso con agua como por ejemplo el Nural-21.

Llevar en el barco unos botes de epoxi es fundamental ya que puede solucionarnos más de una emergencia. Lo podremos extender con una espátula o con un cuchillo. El dedo mojado en agua jabonosa permite suavizarlo y adaptarlo perfectamente.

Si la fuga provienen de un tubo, por ejemplo de la toma de agua de refrigeración del motor, debemos interrumpir el flujo para detener momentáneamente la fuga del tubo. Si es del motor debemos pararlo mientras hacemos la reparación. La cinta americana es una buena solución y muy útil para muchas otras aplicaciones de modo que llevarla en el barco es tan importante como llevar un poco de resina epoxi.

Si la raja del tubo es importante y tuviesemos un tubo de metal de diámetro aproximado, lo mejor es cortar la parte dañada y empalmar los dos extremos mediante el tubo metálico. Si va muy justo y no entra, se puede ablandar el tubo metiendo su extremo durante unos segundos en agua muy caliente.

Tenga presente que en una emergencia todo vale y cualquier solución que funcione es buena. Recortar una madera del suelo o una puerta desmontada puede valer para tapar una escotilla que haya reventado por culpa de una ola rompiente, o hacer una especie de compresa sobre un agujero de gran tamaño en el casco. Los cojines del sofá sirven para hacer el “sándwich” con la madera y cerrar un agujero grande. Las defensas, sacos de velas, bolsas, lonas del toldo,… lo que sea. Todo vale. Lo urgente es conseguir cerrar o disminuir la vía de agua. Un foque o cualquier vela dando la vuelta a todo el barco por el exterior del casco de lado a lado es una solución inmediata que disminuye el caudal de entrada mientras taponamos el agujero, desde el interior.

Cuando la entrada de agua sea muy grande, lo importante es disminuir la cantidad que entra aunque siga entrando algo de agua. Debemos conseguir que el agua entrante sea inferior a nuestra capacidad de achique. Mientras hagamos la reparación de emergencia debemos escorar el barco al lado contrario al de la vía de agua para reducir la presión hidrostática sobre la banda donde está la vía de agua.

Las bombas de achique

Existen manuales y eléctricas, obligatorias en el equipo de seguridad del barco y opcionales. El típico modelo de bomba con palanca manual bombeará del orden de 110 litros por minuto o lo que es lo mismo unos 6 metros cúbicos por hora, mientras que una bomba de sentina eléctrica de potencia media extrae del orden de 2.500 litros/hora.

En las situaciones más graves, debemos vaciar los depósitos de agua dulce mientras llegamos a puerto (suponiendo que no vayamos a necesitar esta agua) lo cual nos proporcionará un volumen extra de flotabilidad.

Si una batería queda bajo el agua, dejará de funcionar. Debemos destrincarla y tirarla por la borda (ecológicamente no es adecuado, pero es un caso de emergencia), ya que produciría gases tóxicos al quedar sumergida bajo el agua salada. Además nos quitará peso en el barco o lo que es lo mismo, mejoraremos la flotabilidad.

Y recuerde, aún con el barco medio hundido, si este permanece a flote es mejor que la balsa salvavidas. Siempre que pueda, por mínima que sea la esperanza debemos permanecer en el barco, antes que dejarnos llevar por la desesperación y abandonar el barco.

Artículo publicado en colaboración con Fondear.com

¡Vía de agua!
Puntúa este Post

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here